Archivo del sitio

Fin de ciclo: hasta siempre

Rojo Transitorio: dos lágrimas de sangre

Rojo Transitorio: dos lágrimas de sangre

Hoy se cumple un año de vida desde el inicio de Rojo Transitorio como tal. Este proyecto nació con el objeto de curar heridas, organizar sentimientos y proyectar sueños. Creo que ha cumplido con los tres propósitos. Por tanto, pienso (más bien siento) que ha llegado el momento de considerar este ciclo como finalizado.

La tradición budista utiliza Mandalas para crear una bella representación simbólica de la propia existencia. En ocasiones, se hace con arena de diferentes colores y cuando se acaba la obra, los mismos autores la destruyen.

De esa forma, se constata la transitoriedad de la existencia. Todo cambia, nada dura para siempre y tenemos que ser conscientes de ello mientras lo estamos creando. Es un buen ejercicio espiritual.

Posiblemente Rojo Transitorio vuelva a reencarnarse bajo alguna otra forma en la red de redes… pero esa será otra historia.

Curar heridas: la última lista

Yo creía que el destino estaba jugando conmigo. Me hacía sentir como un dibujo sin cara, como un pelele.

Pero el destino no estaba jugando conmigo, simplemente ponía en mi camino aquello que necesitaba para aprender una gran lección: que ya mismo debemos escribir nuestra ultima lista y que debemos vivir como si el día de hoy fuera el último día de nuestra vida. Nunca dejes para mañana lo que puedas hacer hoy.

Por otra parte, una de las heridas más extrañamente profundas en mi alma proviene de una indeterminada sensación/opresión de culpa. El pecado, la culpa (lo que hace que el pecado sea pecado es la culpa) y el (auto-impuesto) castigo son derivadas que tienen su origen en cierto paradigma demasiado enraizado en la (decididamente estéril) tierra del sufrimiento. Rojo Transitorio me ha ayudado también a descargar pecados que no me pertenecían, pesadas cargas que fueron heredadas.

Poco a poco, he ido desclavando clavos clavados en las puertas de mi alma. Poco a poco, he ido puliendo la puerta de mi alma para intentar convertirla en un espejo. Poco a poco, mi alma ha devenido más agua que cincel y martillo.

Organizar sentimientos: desenterrando la leyenda personal

Las personas actuamos por convicción o por compulsión. Yo no tenía suficiente convicción, así que actué por compulsión. Cuando no pude admitir más sufrimiento, me vi forzado a cambiar, a buscar la (desconocida) razón de mi (inexplicable) infelicidad, a rebuscar la meta de mi felicidad. Las crisis profundas tienen ese poder: o acaban contigo o te invitan a la revolución.

En ocasiones, la vida nos lleva a un cruce de caminos, debemos tomar decisiones. Alejarnos de algunos caminos bien conocidos. Separarnos de sendas entre tersas y ásperas, entre claras y oscuras. Las intersecciones son carne de cañón para mudanzas. Las bifurcaciones son el punto de partida de un viaje al olvido y al recuerdo. Solo el tiempo nos pondrá en perspectiva sobre aquella decisión.

Desenterrar nuestro contrato con el alma del mundo no es fácil. Requiere valentía. Pero cuando se consigue, percibes algo diferente: te llenas de entusiasmo (estás en Zeus), te llenas de divinidad, te apasionas. Comienzas a vivir de verdad. La buena suerte, la de verdad, ya te acompaña.

Rojo Transitorio también me ha ayudado a incrementar mi autoestima… y a darme cuenta de que buscar admiración en los otros es un tremendo error. La estima propia nunca puede depender de otros. La verdadera estima por uno mismo te debe posicionar al mismo nivel que los otros: ni más, ni menos.

En el fondo, todos somos una misma cosa. El ego y todo aquello que sirva para alimentarlo es una perspicaz (y necesaria) trampa concebida por el propio ego.

Proyectar sueños: soñando…

Cuando se inició la singladura de Rojo Transitorio, no conocía el significado del 2012. No tenía ni idea de las connotaciones que encerraba. Pero intuía, por lo poco que me había llegado, que sería un año de profunda transformación.

Creo que por eso escribí cierto deseo para el 2012. Deseaba encontrar una melodía olvidada de mi alma. Esa música ha sido el canal para modelar mis sueños, para darles una forma que permitiera su materialización: abrazar algunos fragmentos perdidos de mi alma.

Todos los sueños se pueden convertir en realidad. Si crees de verdad en ellos. Si tienes fe en ellos. Si persistes en su consecución. En tal caso, puedes cambiar las cartas que ha repartido el destino.

Y recuerda: en el principio de todo, siempre hubo un sueño. El poder de los sueños es el poder del universo. Nuestra responsabilidad es soñar, vivir soñando, y cambiar el universo. La ensoñación es la antesala de nuestro destino.

Punto de encuentro: el misterio de las coincidencias

Rojo Transitorio también ha servido para empaparme de ciertos misterios de difícil explicación racional. Me ha permitido comenzar a comprender el arcano lenguaje de la intuición, comenzar a escuchar los susurros de ciertos mensajeros de origen ignoto, comenzar a descifrar las señales que llevan hacia las puertas de nuestro sueño en la vigilia.

Como ya sabréis, creo con certeza en la reencarnación. Creo que nuestras almas han atravesado existencias pasadas. Y que atravesarán vidas futuras.

Un antiguo e inadvertido conocido me esclareció, de forma muy sutil, que la blogosfera puede servir como excelente punto de encuentro para almas conectadas por hilos remotos. Hilos sumergidos en aguas mucho más profundas que nuestra propia existencia.

Un hilo rojo invisible conecta a aquellos que están destinados a encontrarse, sin importar tiempo, lugar o circunstancias. El hilo se puede estirar o contraer, pero nunca romper. (Proverbio chino)

Sólo hay que observar el avatar de Rojo Transitorio para apercibirse de la naturaleza de ciertas hebras.

Como siempre he reiterado en este espacio: nada es casual, ni siquiera casualidad.

¿Y ahora qué? El sentido de la vida

En este espacio me he referido en varias ocasiones al sentido de la vida. Una asombrosa estrella que brilla en el cielo nocturno, con inusual intensidad, para iluminar nuestro camino. Una estrella que siempre estuvo en nuestro interior.

Rojo Transitorio me ha ayudado a aclarar un contrato que estaba escrito en mi alma antes de llegar a este mundo. Se trata de construir una modesta catedral. Una vocación y una misión: escribir los cuentos del futuro.

Cuentos que permitan plantar semillas en los niños. Cuentos que permitan recuperar aquel (enterrado) niño que todo adulto lleva en su interior. Cuentos que ayuden a cambiar paradigmas. La tarea la iniciaron con anterioridad muchos otros, yo tan sólo añadiré mi modesta cucharita de porcelana y mi esfuerzo. Esa labor conjunta, la de arrojar luz sobre ciertas preguntas, durará generaciones y generaciones. Mientras tanto, no nos impacientemos, miremos la obra y disfrutemos de ella.

Hace poco el destino puso en mi camino cierta persona que venía del Sur. Nunca la había visto antes, nos conocimos en un curso, no sé si la volveré a ver. Portaba un tercer ojo (de color azul índigo) en la frente y me dijo que aunque ni siquiera intuya cómo se va a realizar mi sueño, que escriba ese primer cuento que llevo en mi corazón, que el universo conspirará a mi favor. La creí.

Cuando nos despedíamos, sin darme cuenta, prometí enviarle un ejemplar de mi primer cuento. Era la primera vez que mi voz dibujaba en el aire tal promesa. Ese augurio voló a través de mi laringe con la convicción de un contrato plenamente desenterrado.

Como mis palabras fueron lanzadas al viento, las escribo aquí. Ya se sabe: verba volant, escripta manent. Los signos escritos siempre retornan a su hogar.

Las lágrimas giran alrededor de mis ojos

Todos vosotros, con vuestras aportaciones, me habéis ayudado mucho a aclarar mi camino. Agradezco de todo corazón vuestra presencia en este espacio. Pido disculpas de todo corazón si alguien se ha podido sentir ofendido por la ignorancia de mi ego.

Rojo Transitorio me ha enseñado algo muy importante: debo centrar toda la atención de mi corazón en aquellas cosas que consiguen que las lágrimas giren alrededor de mis ojos.

Si algún viento acelera tu corazón, si algún silencio te estremece, si alguna flor abre tu alma, si algo presta lágrimas a tus ojos, sigue su rastro hasta el final. Los sentimientos se disuelven en lágrimas. Esos vestigios recomponen la sangre de nuestra alma.

Hasta siempre.

Las lágrimas son la sangre del alma. (San Agustín)

La poderosa obra continúa

Seguir adelante

Seguir adelante

No dejes que termine el día sin haber crecido un poco,
sin haber sido feliz, sin haber aumentado tus sueños.

No te dejes vencer por el desaliento.

No permitas que nadie te quite el derecho a expresarte,
que es casi un deber.

No abandones las ansias de hacer de tu vida algo extraordinario.

No dejes de creer que las palabras y las poesías
sí pueden cambiar el mundo.

Pase lo que pase nuestra esencia está intacta.
Somos seres llenos de pasión.
La vida es desierto y oasis.
Nos derriba, nos lastima,
nos enseña,
nos convierte en protagonistas
de nuestra propia historia.

Aunque el viento sople en contra,
la poderosa obra continúa:
Tu puedes aportar una estrofa.
No dejes nunca de soñar,
porque en sueños es libre el hombre.

No caigas en el peor de los errores:
el silencio.
La mayoría vive en un silencio espantoso.
No te resignes.
Huye.

“Emito mis alaridos por los techos de este mundo”,
dice el poeta.
Valora la belleza de las cosas simples.
Se puede hacer bella poesía sobre pequeñas cosas,
pero no podemos remar en contra de nosotros mismos.
Eso transforma la vida en un infierno.

Disfruta del pánico que te provoca
tener la vida por delante.
Vívela intensamente,
sin mediocridad.
Piensa que en ti está el futuro
y encara la tarea con orgullo y sin miedo.

Aprende de quienes puedan enseñarte.
Las experiencias de quienes nos precedieron
de nuestros “poetas muertos”,
te ayudan a caminar por la vida
La sociedad de hoy somos nosotros:
Los “poetas vivos”.
No permitas que la vida te pase a ti sin que la vivas…

Fuente: No te detengas de Walt Whitman en PersonArte

Estanterías del miedo.

Silencios en lágrimas.

Corazones en pausa,
aun por desenterrar.

Rosas en un paréntesis,
aun por vestir,
aun por perfumar.

Miradas hacia atrás,
miradas por descubrir.

Gotas que abandonan mi techo.

Cohetes que besan el cielo.

Obras que continuarán.

La vida sólo puede ser comprendida mirando hacia atrás, pero ha de ser vivida mirando hacia adelante. (Sören Aabye Kierkegaard)

It drips on my head through a hole in the roof

votar

Quemar la culpa

culpa

Culpa… ¿de qué?

En el comienzo de su lucha, el guerrero de la luz afirmó: “Tengo sueños”.

Después de algunos años, percibe que es posible llegar a donde quiere; sabe que será recompensado.

Llegado ese momento, se entristece. Ha conocido la infelicidad ajena, la soledad, las frustraciones que acompañan a gran parte de la humanidad, y considera que no merece lo que está a punto de recibir.

Su ángel susurra: “Entrega todo”. El guerrero se arrodilla y ofrece a Dios sus conquistas.

La Entrega obliga al guerrero a parar de hacer preguntas tontas, y lo ayuda a vencer la culpa.
Extracto del Manual del guerrero de la luz (Paulo Coelho)

Culpa

Ayer decidí lanzar a la hoguera un sentimiento que me atenazaba: la culpa. La culpa del adolescente, del adulto que ahora soy.

Elegí un rotulador repleto de tinta roja. Escribí en letras grandes, mayúsculas y separadas, cada una de las letras de ese insidioso sentimiento: La C, la U, la L, la P y la A. No las quería ni sentir en contacto con mis dedos.

El trazo contenía dolor, era una caligrafía demasiado tangible, nacida de la tierra. Levanté el papel para ponerlo a la altura de mis ojos. Miré ese soporte vegetal y noté como ligeras gotas tintadas de rojo, imbuidas de algún pecado ancestral, se deslizaban hacia abajo. Llegaban al límite inferior del papel y se apresuraban a concentrar goterones aun más rojos, aun mas rencorosos. Incluso alguno bajó más allá, buscando la imaginaria linea que lo conectaba con la tierra.

Pensé que esa lágrima roja nunca debía haber abandonado la tierra que la vio nacer.

Inocencia

Ayer decidí devolver a mi vida un sentimiento que añoraba: la inocencia. La inocencia del neonato que aun guardo en mi interior, la pureza de mi niñez.

Elegí una ligera pluma de color azul. Escribí en letras pequeñas y ligadas, cada una de las letras de ese ansiado sentimiento: La i, la n, la o, la c, la e, la n, la c, la i, la a. Sin solución de continuidad, tocándose en lo más íntimo.

Sentí que tal como escribía un aire fresco llenaba esos signos. Al acabar la linea que abrazaba sus letras, no pude evitarlo, de mi laringe brotó el suave susurro que dibujó en el aire el sonido puro de aquella palabra: inocencia.

Solve et coagula

Una vela, temblorosa pero firme, sirvió de hoguera para mi culpa. Una sencilla llama consumió un papel, disolvió mi culpa. Se llevó el pecado y su fealdad.

El papel que sobrevivió (pues siempre debe sobrevivir uno) se coaguló en mis manos. Lo deposité cerca del corazón, cerré mis ojos sintiendo como el calor de mis latidos lo protegía y respiré profundamente su gracia.

Entrego a Dios mi conquista, mi lucha de los últimos tiempos, mi batalla futura. Dios sabrá guardarla entre sus más divinos tesoros: la virtud y la hermosura.

Yo no tengo la culpa de que la vida se nutra de la virtud y del pecado, de lo hermoso y de lo feo. (Benito Pérez Galdós)

El árbol de las moras

El árbol no es otra cosa que una llama floreciente

votar

La meta de la felicidad

Siete pasos para la felicidad

Siete pasos para la felicidad

Piensa menos, siente más.
Frunce el ceño menos, sonríe más.
Habla menos, escucha más.
Juzga menos, acepta más.
Mira menos, haz más.
Quéjate menos, aprecia más.
Teme menos, Ama más.

Como alguien dijo: si quieres comprender la palabra felicidad, tienes que entenderla como recompensa y no como fin. La felicidad es una compensación, no un objetivo.

Está claro que sentir, sonreír, escuchar, aceptar, hacer, apreciar y amar, serán monedas (las más valiosas e imprescindibles) en nuestra mochila existencial. Pero ¿cómo adquirimos esas monedas?

Podemos ir un poco más allá: ¿cuál es el fin? ¿cuál es la meta? ¿cuál es el objetivo? ¿cuál es la misión de nuestra existencia? Aquí es donde tocamos hueso.

Nuestra vida conlleva una misión. Incluso diría que ya estaba escrita desde antes de nacer. En nuestro corazón. Enterrada después de mucho tiempo de pensar demasiado y de sentir poco.

Me atrevería a decir que si nuestro corazón no se encuentra alineado con nuestra misión en esta vida, nuestra vida se llena de pensamientos ingratos, de mal humor, de conversaciones irrelevantes, de prejuicios insanos, de pasividad e inapetencia, de quejas y de miedos.

Así fue en mi caso. Un día descubrí que no era feliz. Aun teniendo todo aquello que me permitiría serlo, no era feliz.

Y la pregunta era insidiosa y recurrente ¿por qué no era feliz? Poco a poco, se me fue revelando que quizás no era feliz porque no tenía clara mi misión en esta vida. No disponía de suficiente luz en el camino.

Cuando se ha aclarado la meta, mi existencia se ha llenado de felicidad y de todas esas monedas que tanto había buscado: de sentimientos, sonrisas, ganas de escuchar, aceptar, actuar, agradecer y amar. Simplemente deseaba crecer.

Cuanto más alto coloque el hombre su meta, tanto más crecerá. (Friedrich Schiller)

votar

Niños, levanten sus voces

Pass me that lovely little gun
My dear, my darling one
The cleaners are coming, one by one
You don’t even want to let them start

They are knocking now upon your door
They measure the room, they know the score
They’re mopping up the butcher’s floor
Of your broken little heart

O children

Forgive us now for what we’ve done
It started out as a bit of fun
Here, take these before we run away
The keys to the gulag

O children
Lift up your voice, lift up your voice
Children
Rejoice, rejoice

Here comes Frank and poor old Jim
They’re gathering round with all my friends
We’re older now, the light is dim
And you are only just beginning

O children

We have the answer to all your fears
It’s short, it’s simple, it’s crystal clear
It’s round about, it’s somewhere here
Lost amongst our winnings

O children
Lift up your voice, lift up your voice
Children
Rejoice, rejoice

The cleaners have done their job on you
They’re hip to it, man, they’re in the groove
They’ve hosed you down, you’re good as new
And they’re lining up to inspect you

O children

Poor old Jim’s white as a ghost
He’s found the answer that we lost
We’re all weeping now, weeping because
There ain’t nothing we can do to protect you

O children
Lift up your voice, lift up your voice
Children
Rejoice, rejoice

Hey little train! We’re all jumping on
The train that goes to the Kingdom
We’re happy, Ma, we’re having fun
And the train ain’t even left the station

Hey, little train! Wait for me!
I once was blind but now I see
Have you left a seat for me?
Is that such a stretch of the imagination?

Hey little train! Wait for me!
I was held in chains but now I’m free
I’m hanging in there, don’t you see
In this process of elimination

Hey little train! We’re all jumping on
The train that goes to the Kingdom
We’re happy, Ma, we’re having fun
It’s beyond my wildest expectation

Hey little train! We are all jumping on
The train that goes to the Kingdom
We’re happy, Ma, we’re having fun
And the train ain’t even left the station
Pásame esa adorable pequeña arma
mi querida, la que es mi cariño
los limpiadores vienen, uno a uno
tú ni quieres dejarlos empezar

Ellos están ahora tocando a tu puerta
miden la habitación, saben el marcador
están trapeando el piso de la carnicería
de tu pequeño corazón roto

Oh, niños

Perdónenos por lo que hemos hecho
empezó como un poco de diversión
Toma esto antes de que húyamos
las llaves de la prisión

Oh, niños
levanten sus voces, levanten sus voces
niños
gocen, gocen

Aquí vienen Frank y el pobre viejo Jim
están juntandose cerca de todos mis amigos
somos más viejos ahora, la luz disminuye
y tú sólo estás comenzando ahora

Oh, niños

tenemos la solución a todos sus miedos
es breve, es simple, es clara como cristal
está cerca, está por algún sitio aquí
perdida entre nuestras ganancias

Oh, niños
levanten sus voces, levanten sus voces
niños
gocen, gocen

Los limpiadores han hecho su trabajo con ustedes
están de moda, vaya que están en onda
los han regado, se ven como nuevos
y se alinean para inspeccionarlos

Oh, niños

El pobre viejo Jim está blanco como un fantasma
ha encontrado la respuesta que perdimos
todos lloramos ahora, lloramos porque
no hay nada que podamos hacer para protegerlos

Oh, niños
levanten sus voces, levanten sus voces
niños
gocen, gocen

¡Hey pequeño tren! nos subirémos todos
el tren que va al reino
estámos felices, Ma, nos estamos divirtiendo
y el tren ni siquiera ha salido de la estación.

¡Hey, pequeño tren! ¡esperame!
una vez fui ciego, pero ahora veo
¿dejaste un asiento para mí?
¿Es eso como un estiramiento de la imaginación?

¡Hey, pequeño tren, esperame!
estuve encadenado, pero ahora soy libre
estoy esperando aquí, ¿no me ves?
en este proceso de eliminación

¡Hey pequeño tren! nos subirémos todos
el tren que va al reino
estámos felices, Ma, nos estamos divirtiendo
está más allá de mis más locas espectativas

¡Hey pequeño tren! nos subirémos todos
el tren que va al reino
estámos felices, Ma, nos estamos divirtiendo
y el tren ni siquiera ha salido de la estación.

Traducción: O’ Children – Nick Cave & the Bad Seeds en Understanding a Jane

Si la ayuda y la salvación han de llegar sólo puede ser a través de los niños. Porque los niños son los creadores de la humanidad. (Maria Montessori)

Niños: los creadores de la humanidad

Niños: los creadores de la humanidad

votar

Diez mil visitas: diez mil gracias

Un paciente deseoso de visitas

Un paciente (dese)oso de visitas

De vez en cuando reviso las estadísticas de este blog. Me agrada seguir su evolución, las entradas que tiene más éxito…

En la última revisión pude comprobar que durante el pasado mes de mayo Rojo Transitorio ¡superó las 10.000 visitas por mes! Obvia decir que me alegré mucho. La progresión me continua sorprendiendo gratamente.

Progreso de Rojo Transitorio

Progreso de Rojo Transitorio

Agradecer, de nuevo, la visita de todos aquellos que se acercan por nuestro espacio. Los autores de este blog somos pacientes necesitados de vuestra atención. Por ello, cada vez que transitais por aquí, el regocijo rellena las rojas gotas de sangre que circulan por nuestros corazones. Unos corazones cada vez más rebosantes de salud, cada día más deseosos de compartir alegría.

Saludable es al enfermo la alegre cara del que le visita. (Fernando de Rojas)

votar

El sentido de la vida

El sentido de la vida según Paulo Coelho. Subtítulos (CC) en castellano

¿Cuál es nuestra misión en esta vida? No busquemos la respuesta en el exterior. Observemos en nuestro interior. Centrémonos en nuestro corazón. ¿Qué nos dice?

La semilla: un sueño

Todo sentido de la vida tiene en su inicio un sueño: esa es la semilla de toda obra que deseemos ofrecer al mundo. Y tales semillas suelen crecer en los mundos de la imaginación.

Desgraciadamente, a veces, ese sueño anda enterrado bajo capas de apatías, miedos y frustraciones. Pero un sueño es un sueño y siempre estará ahí. Si cavamos lo suficientemente profundo en nuestro corazón, reaparecerá.

En tal caso, si el sueño se encuentra cerca de su superficie vital, nuestra existencia, podremos escuchar con nitidez como retumba, como se repite con una intensidad cada vez más evidente. Nuestro corazón nos habla. En ocasiones, chilla con voz alta y clara. Los latidos de nuestro sueño son audibles incluso desde la mismísima vigilia.

Y nuestro sueño cristalizará gracias a la fe y a la valentía que vertamos en él. La fe y la valentía nos permiten creer en algo de naturaleza eterea, mientras la pertinaz razón nos murmura que no es posible.

El alimento: el amor

Una vez tengamos claro cuál es nuestro (verdadero) sueño tenemos que alimentarlo con amor. Porque el amor por aquello que hacemos rellena nuestra labor de una sana alegría que nos desborda y se transmite a los que nos acompañan en la consecución de nuestro objetivo vital.

Tal como apunta Coelho, no se trata de un amor romántico, ni siquiera de uno fraternal o maternal/paternal. Hablamos de una pasión y un entusiasmo capaces de alumbrar nuestro sueño en los momentos de mayor oscuridad. Una energía que hace brillar y reír el astro celeste que ilumina nuestro camino. Un amor y un respeto por todas las cosas: las pequeñas y las grandes, las que nos indignan y las que nos ilusionan.

La labor: la perseverancia

La elaboración de nuestro sueño nos requiere al 100% y nos obliga a la perseverancia. Sin perseverancia (y sin amor) no podemos invocar a la (buena) suerte. Pero no se trata de un azar, se trata de una suerte que permite crear las condiciones para transmutar nuestro sueño en realidad. Con ambos ingredientes, y de forma sorprendente, esas circunstancias de incierto origen serán atraídas a nuestra vida.

El verdadero alquimista, aquel que consigue que el universo conspire a su favor, sabe que la perseverancia y el amor son fundamentales para esa alquimia que extiende los límites de nuestro corazón y abraza el corazón del universo.

El fruto: una catedral ofrecida al mundo

Como resultado de la semilla, del alimento y de la labor, obtendremos el fruto más precioso: nuestra catedral, aquella que ofrecemos a nuestra vida, y al mundo. Esa catedral puede tomar una multitud de apariencias pero, en cualquier caso, conforma el verdadero sentido de nuestra vida.

El sentido de mi vida ha estado largo tiempo enterrado, pero ya puedo sentir sus latidos cerca de mi superficie. Mi catedral, aquella que ofreceré a mi vida, son los cuentos del futuro. Unos cuentos que desean, a su vez, plantar semillas en cada una de las personas que los lean. Semillas que permitan a la humanidad soñar, imaginar y construir un futuro diferente, uno responsable y respetuoso. El fruto de la convicción presente es el futuro soñado.

Si se siembra la semilla con fe y se cuida con perseverancia, sólo será cuestión de tiempo recoger sus frutos. (Thomas Carlyle)

Una catedral: Santa Maria del Mar

Una catedral: Santa María del Mar (Barcelona)

votar

Nueve meses de gestación

Cause everytime you touch me I feel like I’m being born
Every time you touch me I feel like I need some more
Love’s all high, never feeling bad
Used to be alone, now I feel so glad
(extracto de la letra de Everytime You Touch Me de Moby)

Este proyecto, el blog que estais leyendo, Rojo Transitorio, se inició, como siempre me gusta decir, para curar heridas, organizar sentimientos y proyectar sueños. Todo ello a través de la imaginación, elemento catalizador de la creatividad y de una de sus expresiones: la escritura. Para ser sincero, no estaba demasiado preocupado por la audiencia que pudiera tener. Con que lo leyera una única persona, sería feliz.

Pero después de nueve meses (y especialmente desde que comenzó este 2012) no puedo evitar sorprenderme por el éxito obtenido en el número de visitantes de este blog. Ahora, después de este periodo de gestación, ya hemos dado a luz un proyecto con cara y ojos. Con formas más reconocibles: formas variadas y diversas. Pero formas que, por lo visto, interesan a cierto publico.

Entre los visitantes de este blog hay muchos amigos invisibles (amigos proporcionados, en su inmensa mayoría, por el Sr. Google) que sólo dejan rastro en las estadísticas. También hay otros que dejan, a su paso, una pisada algo más profunda, en forma de un “me gusta“, un voto, una compartición. Por último, están aquellos que dejan unas palabras, unas letras, a través de sus comentarios.

A estos últimos, especialmente, me gustaría dedicar la música y la letra de la canción que encabeza esta entrada. Cada vez que me tocais con vuestras letras, siento que renazco, que necesito más, que la pasión me eleva. Que solía rondar la soledad pero que ahora vuestra presencia me alegra. Porque después de estos nueve meses, me doy cuenta de que vuestras letras son importantes para mi. Ellas conforman una pequeña melodia musical, un motivo conductor, para continuar caminando hacia mi sueño: encontrar la música de un fragmento perdido de mi alma.

La música es sinónimo de libertad, de tocar lo que quieras y como quieras, siempre que sea bueno y tenga pasión, que la música sea el alimento del amor. (Kurt D. Cobain)

El nacimiento de un nuevo mundo

El nacimiento de un nuevo mundo

votar

Sé tu propio fan

Mirando hacia adelante

Mirando hacia adelante

Si no te abres al mundo, el mundo no puede abrirse a ti.

Si cierras la puerta a nuevas oportunidades, éstas no podrán entrar.

Si no dejas de una vez de quejarte de lo mal que te ha ido, de hablar del pasado, de recrearte en lo que pudo haber sido y no fue… nunca, sí, tal y como suena, nunca tendrás la oportunidad de disfrutar de todo lo bueno que hay delante, de las mil opciones que te esperan, del plan que hay previsto para ti, de como es ese lugar llamado futuro.

Hay que ir construyendo paso a paso, dejando atrás los lastres, tirando aquello que ya no te sirve, reinventándote otra vez cada día para poder caminar hacia tu destino.

Claro! que de entrada verás dificultades, situaciones que cuestan un tanto de superar, pero una vez pasados los primeros obstáculos, todo un paraíso te espera.

Quedarte quieto esperando que alguien o algo venga a rescatarte no es buena idea… el futuro es tuyo si tu lo quieres, pero debes ir hacia él, debes construirlo cada día con ilusión y ganas y, luego, a disfrutarrrrrr.

No permitas que el pasado se apodere de ti, porque no te permitirá ver todo lo que tienes por delante.

Yo, soy tu fan, porque día a día das un paso hacia ese destino maravilloso que se muere por hacerte feliz!!!

Autora: Mònica Hidalgo, publicación extraída de Sé tu propio fan

Mirando hacia adelante

Mònica (la autora del texto anterior) y yo tuvimos la oportunidad de compartir un periodo de tiempo de nuestras respectivas carreras profesionales. De hecho, lo recuerdo perfectamente, ella participó en la entrevista de trabajo que me abriría las puertas a la empresa que me impulsó en mi carrera profesional hacia el inacabable mundo de Internet. Confió en la ilusión que yo mostré en aquel momento por un nuevo e incipiente mundo que cosquilleaba mi espíritu. Y aquella decisión me ha llevado hasta donde estoy ahora… y todavía me sigue proyectando hacia el futuro.

Pero a lo que veníamos, Mònica fue la impulsora de cierto grupo en Facebook con un nombre más que motivador: Sé tu propio fan. Un grupo abierto en el cual todo el mundo puede aportar sus comentarios y donde la misma impulsora/autora escribe con asiduidad sus propias reflexiones sobre como afrontar la vida.

Y en estas reflexiones, las suyas y las del resto de cooperantes, encontramos: optimismo, ilusión, euforia, alborozo, humor, entusiasmo, ánimo, esperanza, vitalidad, empuje, energía y vivacidad, mucha vivacidad.

En resumen, ganas por vivir, por mirar hacia adelante, por no perder de vista el horizonte. Ganas por convertirse en el mejor fan de un@ mism@. Deseos por llenar nuestro propio depósito vital con el mejor combustible: la autoestima y la estima por los demás.

El hombre se cree siempre ser más de lo que es, y se estima menos de lo que vale. (Johann Wolfgang Goethe)

Digitalism: el combustible más energético para el ánimo

votar

Cuando el cielo te abraza

Cada vez que veo este video, se me pone un nudo en la garganta (y otro en el corazón…) Este hombre, Nick Vujicic, es un gran ejemplo para todos nosotros. Uno de los mejores ejemplos para definir aquello que se denomina inteligencia personal.

Hace poco escribí una entrada sobre la importancia de los abrazos. Poco después me vino a la cabeza el video de arriba. Hay un momento en el cual, tras acabar una de sus conferencias, Nick se deja abrazar por quien lo desee. Es posible que aquellos que le abrazan no puedan sentir sus brazos pero, a cambio, sentirán como si el mismo cielo les abrazara.

Si te cabe el cielo en un abrazo, siempre habrá una estrella para ti (Fito Cabrales)

Nick Vujicic, un gran ejemplo

Nick Vujicic, un gran ejemplo

votar

A %d blogueros les gusta esto: