Archivo del sitio

Mi némesis

The Remorse of Orestes by William-Adolphe Bouguereau

Las Furias, en representación de Némesis, persiguiendo a Orestes

A través de las puertas del sueño custodiadas por los ghules,
Más allá de los abismos de la noche iluminados por la pálida luna,
He vivido mis vidas sin número,
He sondeado todas las cosas con mi mirada;
Y me debato y grito cuando rompe la aurora, y me siento
Arrastrado con horror a la locura.

He flotado con la tierra en el amanecer de los tiempos,
Cuando el cielo no era más que una llama vaporosa;
He visto bostezar al oscuro universo,
Donde los negros planetas giran sin objeto,
Donde los negros planetas giran en un sordo horror,
Sin conocimiento, sin gloria, sin nombre.

He vagado a la deriva sobre océanos sin límite,
Bajo cielos siniestros cubiertos de nubes grises
Que los relámpagos desgarran en múltiples zigzags,
Que resuenan con histéricos alaridos,
Con gemidos de demonios invisibles
Que surgen de las aguas verdosas.

Me he lanzado como un ciervo a través de la bóveda
De la inmemorial espesura originaria,
Donde los robles sienten la presencia que avanza
Y acecha allá donde ningún espíritu osa aventurarse,
Y huyo de algo que me rodea y sonríe obscenamente
Entre las ramas que se extienden en lo alto.

He deambulado por montañas horadadas de cavernas
Que surgen estériles y desoladas en la llanura,
He bebido en fuentes emponzoñadas de ranas
Que fluyen mansamente hacia el mar y las marismas;
Y en ardientes y execrables ciénagas he visto cosas
Que me guardaré de no volver a ver.

He contemplado el inmenso palacio cubierto de hiedra,
He hollado sus estancias deshabitadas,
Donde la luna se eleva por encima de los valles
E ilumina las criaturas estampadas en los tapices de los muros;
Extrañas figuras entretejidas de forma incongruente
Que no soporto recordar.

Sumido en el asombro, he escrutado desde los ventanales
Las macilentas praderas del entorno,
El pueblo de múltiples tejados abatido
Por la maldición de una tierra ceñida de sepulcros;
Y desde la hilera de las blancas urnas de mármol persigo
Ansiosamente la erupción de un sonido.

He frecuentado las tumbas de los siglos,
En brazos del miedo he sido transportado
Allá donde se desencadena el vómito de humo del Erebo;
Donde las altas cumbres se ciernen nevadas y sombrías,
Y en reinos donde el sol del desierto consume
Aquello que jamás volverá a animarse.

Yo era viejo cuando los primeros Faraones ascendieron
Al trono engalanado de gemas a orillas del Nilo;
Yo era viejo en aquellas épocas incalculables,
Cuando yo, sólo yo, era astuto;
Y el Hombre, todavía no corrompido y feliz, moraba
En la gloria de la lejana isla del Ártico.

Oh, grande fue el pecado de mi espíritu,
Y grande es la duración de su condena;
La piedad del cielo no puede reconfortarle,
Ni encontrar reposo en la tumba:
Los eones infinitos se precipitan batiendo las alas
De las despiadadas tinieblas.

A través de las puertas del sueño custodiadas por los gules,
Más allá de los abismos de la noche iluminados por la pálida luna,
He vivido mis vidas sin número,
He sondeado todas las cosas con mi mirada;
Y me debato y grito cuando rompe la aurora, y me siento
Arrastrado con horror a la locura.

Fuente: Némesis de H.P. Lovecraft en El Espejo Gótico

H.P. Lovecraft y su Némesis

Lovecraft

Lovecraft

No hace mucho, como resultado de una (casi eterna) mudanza, me encontraba recolocando libros en lejanos estantes.

Mientras lo hacía, podía rememorar el extraño poder que les otorgamos: los libros son portadores de reflexiones y sentimientos, son conductores de (alegres y tristes) lágrimas. Postreramente, melancólicos recuerdos de mundos no vividos.

Después de colocados todos, me pregunté ¿de qué autor poseo más libros? Con una simple ojeada, la respuesta era obvia: H.P. Lovecraft. Debo poseer la mayoría de su obra, eso salta a la vista.

Fue (junto a Edgar Allan Poe) una de mis pasiones de juventud. Yo era un joven ávido de imaginarios y terroríficos mundos paralelos. La cuestión era huir de aquel mundo tan aburrido y previsible que se mostraba por la opaca ventana de una habitación sin vistas.

Hasta ahora (ingrato de mi) no le había dedicado ninguna reseña en este espacio, Rojo Transitorio. Ahora me reconcilio con él a través de uno de sus más bellas composiciones: aquella dedicada a Némesis.

La profunda mirada de Lovecraft era capaz de ver detrás de las máscaras. Su visión era aguda. Era mensajero de secretos y premoniciones. Intuía el cambio de formas. Fue el enlace entre un mundo oscuro e invisible y un mundo de luz. Se sentía cómodo y libre en la sombra, bebiendo del poder de la luna. Aunque, por gracia y por desgracia, su insondable mirada quedó sumida en el horror y en la locura.

El talento de H.P. Lovecraft fue interminable, como novelista y como poeta. Su disfrute debería ser asimismo inagotable.

La ambivalente Némesis griega

Némesis por Gheorghe Tattarescu

Némesis

El sentido etimológico de Némesis es de origen griego y es un sentido, como poco, ambivalente. Es la justa fuerza compensadora de otra fuerza contraria. Es la justa reacción a la acción. Pero ¿qué significa justa? ¿qué es justo?

Evidentemente lo justo proviene de la justicia. Y ya se sabe(?) que toda justicia implica algún tipo de castigo, algún tipo de venganza.

Es curioso como los humanos asociamos la equitativa distribución de la justicia (¿no había una balanza de por medio?) al castigo y la venganza. No a la indulgencia, ni al perdón, ni siquiera a la benevolencia. Remarcamos la represalia, el ajuste de cuentas… la vendetta.

Por tanto la diosa griega representante de la justicia ha quedado sesgada. Ya no hay contrapunto. El contrapunto se perdió en algún punto del caminar de los siglos. El significado divino fue abandonado (en la cuneta) por el signo humano. La benevolencia se corrompió. Sólo quedó la furia.

Una furia que periódicamente gobierna a la amiga imaginaria de nuestra estrella. Nada es casual, ni siquiera en el mundo de la imaginación.

Mi querida némesis

Este sencillo poema está dedicado a mi némesis. Dicen que Merlín venció a Morgana cuando le dio la espalda y dejó de pensar en ella. En ese instante, aquella hada perdió su poder y desapareció.

Tú, mi némesis,
fuiste justa compensadora de mi egoismo
cristal de mi opaca soledad,
espejo de mi abandonado deseo.

Tú, mi némesis,
fuiste acosadora de mi culpa,
liviana portadora de mi castigo,
ferrea montura para mis furias.

Tú, mi némesis,
fuiste equilibrio en mi universo,
mi fuente de eterna gratitud
mi pozo de energías perdidas.

Tú, mi némesis,
fuiste quien más me enseñó,
quien más me hundió, quien más me dio,
quien más me rechazó, quien más me amó.

Tú, mi némesis,
fuiste, y ya no serás.
Esa es mi aspiración más dócil.
Esa será mi venganza más cruel.

La venganza más cruel es el desprecio de toda venganza posible. (Johann Wolfgang Goethe)

Morgana

La sensual hada Morgana

votar

El centro esencial: Rudolf Steiner

El centro esencial

The farther man moves away from the earth

Cuando a través de la meditación nos elevamos a lo que nos une con el Espíritu, aceleramos algo en nosotros que es eterno y no limitado por el nacimiento y la muerte.

Una vez que hemos experimentado esta parte eterna en nosotros, ya no podemos dudar de su existencia.

La meditación es, por lo tanto, la manera de conocer y contemplar lo eterno, indestructible, el centro esencial de nuestro Ser.
Autor: Rudolf Steiner
Fuente: Sabiduría de los Maestros

Ciertas coincidencias e intuiciones de mi existencia apuntan de forma ostentosa a este hombre/nombre: Rudolf Steiner. Tengo la intuitiva certeza de que en alguna vida anterior debí estar, de alguna forma, relacionado con él. La relación se me escapa. Algún tipo de seguidor, me imagino.

Rudolf Steiner y la antroposofía

Rudolf Steiner

Rudolf Steiner

Rudolf Steiner vivió entre finales del siglo XIX y principios del XX. Fue un gran maestro espiritual (científico, filósofo, pedagogo, artista y místico) y el fundador de la antroposofía, una disciplina definida por el mismo de la siguiente forma:

La antroposofía es un sendero de conocimiento que quisiera conducir lo espiritual en el hombre a lo espiritual en el universo. Pueden ser antropósofos quienes sienten determinadas cuestiones sobre la esencia del hombre y del mundo como una necesidad tan vital como la que se siente cuando tenemos hambre y sed. (Fuente: Wikipedia)

Rudolf Steiner fue uno de esos pocos hombres de la historia de la humanidad capaces de integrar en una única visión una multitud de disciplinas de la sabiduría/espiritualidad del ser humano. Como anteriormente hicieron Aristóteles, Leonardo da Vinci y Goethe. De hecho, se cree que el propio Rudolf Steiner fue una reencarnación de Aristóteles.

Rudolf Steiner y el color

Steiner estimó que la imagen, el color, un arte visual, son una forma esencial de expresión del pensar y de hondas vetas de la intuición. Su ponderación trascendente del color provenía de una reflexión sobre la Teoría del color de Goethe. Y las imágenes coloridas son el modo como Steiner plasmó parte de sus dotes como pedagogo y hechizante conferencista. En multitud de conferencias, recurrió a tizas de variados colores y a la pizarra negra para expresar de una manera sensitiva y visual el ritmo metafísico de su pensar. (Fuente: Las pizarras mágicas de Rudolf Steiner)

Chakras en Reiki

Canales energéticos

Curiosamente(?) los tres personajes nombrados anteriormente (Aristóteles, Leonardo da Vinci y Goethe) nos legaron su inquietud por la imagen, el arte visual… y el color. Asimismo existe lo que se denomina una Teoría del color fundada por Goethe. Esta curiosa conexión entre estos tres personajes y Rudolf Steiner es, al menos, significativa.

Intuyo que los colores son una parte importante en nuestra existencia. Cuando la luz atraviesa un prisma, nos muestra su naturaleza intrínseca de una forma diferente. Un espectro en el cual destacan seis colores: rojo, naranja, amarillo, verde, azul y violeta. Diferentes frecuencias de onda, diferentes niveles energéticos.

Rudolf Steiner y el centro esencial

Rudolf Steiner buscó con perseverancia caminos que nos condujeran al centro esencial de nuestro Ser. Intentó aglomerar y hermanar una gran parte de las tradiciones espirituales de la humanidad. Pero supo con certeza que el camino no lo acabaría él. Todos los caminos de esta índole acaban en épocas futuras. Siempre en transito hacia la próxima época.

En la Ciencia Espiritual trabajamos en el sentido de preparar la próxima época; pues sin la nuestra, tampoco podría haber la próxima época. (Rudolf Steiner)

votar

Sant Jordi: un libro y una rosa

Un libro y una rosa

Un libro y una rosa

Hoy es el día de Sant Jordi, el patrón de mi pequeño pais, Catalunya. Un país tan pequeño que desde arriba de un campanario, siempre se puede ver el campanario vecino. Pero es mi pequeño país y lo quiero con locura.

Pues en este día (que no es festivo oficial) se respira un aroma de festivo que ningún otro día del año tiene. Un aroma de libros y rosas. Y cuando acaba la jornada laboral (un poquito antes que el resto del año) la gente se lanza a las calles y las inunda de pensamientos y sentimientos.

Pensamientos para viajar lejos, porque alguien dijo que no hay mejor nave que un libro para un largo viaje. Y sentimientos para estar cerca, porque se regala una rosa a las mujeres que habitan en nuestro corazón.

Por tanto, hoy, dia de Sant Jordi, Rojo Transitorio regala a sus lectores y lectoras un libro y una rosa. Podeis elegir el libro, la rosa… o mucho mejor: ambos.

Un libro

Don Quijote de la Mancha por Van Gogh

Hoy es también el día internacional del libro, en honor a la muerte de ciertos grandes autores de la literatura universal. Entre los cuales se encuentra Miguel de Cervantes, autor de Don Quijote de la Mancha, obra magna donde las hayan.

Pues aqui tenéis (gracias a Mía por su apunte) esta inmensa obra en formato interactivo. Ya nadie tiene excusa… Ni siquiera yo… Confieso que aun teniéndola en formato convencional, todavía no la he leído por completo.

Pero algún día lo haré. Cada día que pasa me siento más identificado con Alonso Quijano, un viejo idealista, noble, soñador y romántico que luchó contra impertérritos molinos de viento y se enamoró de imaginarias damas. No hay caballero sin gigante que abatir… no hay caballero sin dama.

Un personaje que fue pasto de risas, burlas y golpes. Don Quijote fue feliz en sus ensoñaciones, mientras las vivió, pero murió entre delirios. Demasiados libros de caballerías. Difícil no sentirse identificado. Mi madre es de origen manchego. Algo del mismo Quijote se me debió quedar muy en el fondo del alma.

Una rosa

Dicen que la rosa roja es un símbolo para el amor. Creo que lo leí por primera vez en alguna novela de Goethe, no me preguntéis cual…

Toda rosa tiene en su esencia un Rojo Transitorio. Un rojo que transita a grana, un tránsito entre belleza y decadencia.

Una rosa roja es
señal de enamoramiento,
designio para el corazón,
desnudez que le sofoca,
latido entre nudos que ahogan.

Una rosa roja es
signo para el amor,
aroma de apasionado viento,
tacto de músicas sutiles,
color en el brillo de una mirada.

Una rosa roja
abierta es una mente que habla,
cerrada, una amiga que espera,
olvidada, un alma que perdona,
destruida un corazón que llora.

Un libro abierto es un cerebro que habla; cerrado un amigo que espera; olvidado, un alma que perdona; destruido, un corazón que llora. (Proverbio hindú)

Las rosas de piedra también necesitan ser cuidadas

votar

Física cuántica y consciencia

Aparte del rimbombante título (El Apocalipsis cuántico del universo holográfico… no me gusta nada) este pequeño documental es una mina. Una mina cuyas galerías he ido investigando en los últimos meses de forma sistemática a la búsqueda de respuestas para algunos de los más sorprendentes descubrimientos de la Ciencia en los últimos tiempos.

Descubrimientos que mi intuición me grita, con voz alta y clara, que debo investigar aun más porque contienen claves fundamentales para una comprensión más profunda de mi propia existencia.

Recopilo en este artículo, bajo la transcripción de las palabras de algunos de los investigadores que aparecen en este video, mis propias conclusiones con un lenguaje lo más asequible posible.

El observador y la dualidad onda/partícula

Si desea ver miedo en los ojos de un físico cuántico, sólo mencione las palabras “El Problema de la Medición”. El Problema de la Medición es este: Un átomo sólo aparece en un lugar determinado si es medido. En otras palabras, un átomo está extendido por todas partes hasta que un observador consciente decide mirarlo. Así que el acto de “medición” u observación crea el universo entero. (Prof. Jim Al-Khalili)

Sólo los seres conscientes pueden ser observadores, entonces, estamos íntimamente interconectados con la existencia misma de la realidad. Sin nosotros habría sólo esta superposición creciente de posibilidades sin que nada definitivo suceda nunca realmente. (Dr. York Dobyns)

Aquello que creemos que sustenta nuestra (decididamente materialista) realidad tiene una misteriosa naturaleza dual. Es a la vez onda (una especie de energía) y partícula (una especie de materia). Pero lo más curioso, es que, a nivel subatómico, se comporta como materia solo cuando es observada, cuando se intenta medir. Está claro que el observador, por el hecho de intentar medir la realidad, la está determinando de alguna forma. Técnicamente hablando, está colapsando una nube de probabilidades/posibilidades en una opción.

La pregunta clave aquí sería si además de determinar la realidad a través de la observación… ¿la puede condicionar de alguna forma? ¿tiene alguna capacidad de decisión? Si fuera así, nuestra consciencia podría estar modificando el mundo, el universo que nos rodea, sin darse cuenta. ¿A alguien le suena este enigma?

Entrelazamiento o enmarañamiento cuántico: en aras de la unidad

Bueno, ¿Cómo puede ser esto?. Lo que significa esto es que una vez que la materia es físicamente unida incluso cuando luego se separa, la energía aún está ahí, conectándola. Por eso es importante para mí, porque si retrocedemos lo bastante en el tiempo, todas las partículas y la materia de este universo entero que se expanden estaban todas unidas en una sola partícula del tamaño de un guisante verde. Es lo que la ciencia nos dice hoy, lo que los modelos informáticos sugieren, que si entrara al universo y tomara todas las partículas de materia y todo el espacio entre ellas, uniéndolas y comprimiéndolas al tamaño de un guisante verde, significa que usted y yo y todos nuestros oyentes fuimos una vez parte de la misma partícula que crea este universo entero hoy. E incluso ahora, que estas partículas están separadas y expandiéndose, y los estudios demuestran que lo están, todos seguimos energéticamente vinculados. (Gregg Braden)

Aquí Gregg Braden habla de una unidad (a un nivel energético, para entendernos) que existió en un pasado y que se supone que se debería mantener aunque nuestro universo se encuentre en proceso de expansión. Tiene cierta lógica ¿no?

Si fuera así, todas las cosas (energía y materia) en este universo estarían vinculadas de alguna forma. Este vínculo es mucho menos fantasmal (es decir, mucho más real o verdadero) de lo que se creía hasta ahora. La física (con experimentos reales, comprobados) y las matemáticas ya han demostrado que es así.

Pero curiosamente no se hace mucha publicidad de este increíble descubrimiento (quizás sea también porque es algo difícil de comprender y hoy en día sólo interesan hechos que quepan en un mensaje de twitter). Además, supongo que a muchos gobernantes de este mundo no les interesaría que se hiciera mucha publicidad del asunto. Si todos estuviéramos tan vinculados, si todos fuéramos una misma cosa, se quedarían sin trabajo. Y eso no interesa…

Este excelente artículo (aviso que requiere mucha mucha atención) lo describe en profundidad. Resumiéndolo, el entrelazamiento cuántico viene a decir que la realidad no es local, que un cambio en un lugar del universo está afectando al resto del universo. ¿Conocéis el efecto mariposa? Pues esto sería como un efecto mariposa pero que afecta a todo el universo de forma instantánea. Vértigo… ¿no?

Si la [teoría] cuántica es una teoría completa, la realidad no es local. Hasta este momento, se había considerado que un cambio en cualquier componente del Universo sólo producía un cambio en su inmediata vecindad, que luego podía ir propagándose (como mucho, a la velocidad de la luz) hasta alcanzar puntos alejados de él según pasaba el tiempo. Por ejemplo, si tú tienes un objeto y yo otro, y tu objeto cambia, ese cambio no afectará a mi objeto hasta que haya pasado un tiempo determinado (tanto más grande cuanto más alejados estén los objetos) Por lo tanto, de acuerdo con la teoría clásica, si yo quiero estudiar mi objeto durante un tiempo corto, puedo ignorar los cambios que tú puedas realizar sobre el tuyo, porque no llegarán a afectar al mío. Pero, si la teoría cuántica es completa […] un cambio en uno de ellos puede producir cambios en otros de manera instantánea, por muy alejados que estén de él, sin que haya una mediación de cambios intermedios a través del espacio que los separa. Esa realidad no es local: no puedo describir una parte del Universo sin describirlo todo, porque los cambios se producen “en todo a la vez”, en vez de producirse en un punto y propagarse a otros. (Extracto de El entrelazamiento cuántico en el Tamiz)

No sólo toda la materia del universo estuvo concentrada en un único punto, si no que ahora que está separada, ocupando todo el espacio del universo, mantiene un extraño y fantasmal vínculo subyacente. Sospechoso ¿no? Me da en la nariz que estamos mucho más unidos de lo que querrían algunos…

Multiples dimensiones: la estructura de la realidad

Así, un átomo y su electrón son objetos multiversales, y ese objeto multiversal es lo que la Mecánica Cuántica describe. Ahora, eso significa que el aspecto del Universo Paralelo de la Realidad descrito por la Teoría Cuántica debe aplicarse a los objetos de todos los tamaños, seres humanos, estrellas, galaxias, todo. Y por eso es que la llamamos la Teoría de los Universos Paralelos, en vez de sólo “Teoría de Electrones Paralelos”. (Prof. David Deutsch, Oxford)

Si, así es… , y, y, eh… es correcto. Y la misma teoría que dice que los átomos existen en más de un lugar en diferentes universos, dice que los seres humanos también existimos en más de un lugar, y en más de un estado de consciencia, y así sucesivamente, en universos diferentes. (Prof. David Deutsch, Oxford)

La estructura de la realidad parece contener (según las Teorías de la Física que buscan una interpretación plausible y completa de la misma) entre diez (u once) dimensiones. En este artículo ya se explicaba a través de unos videos muy didácticos el trasfondo de tales implicaciones.

A partir de la cuarta dimensión (la temporal, el transcurso del tiempo, de nuestra vida) comenzamos a hablar de posibles universos (algunos imaginables, otros, ni siquiera eso) que, desde este mismo instante, nuestras decisiones (las de todas los seres animados e inanimados con las que compartimos el universo) van determinando. En resumidas cuentas, tenemos un increíble poder (compartido por todos) para crear nuevos universos.

Y tal como dijo uno de mis personajes de Cómic favoritos, un gran poder conlleva una gran responsabilidad. Cuando aceptemos nuestra gran responsabilidad, llevaremos nuestro universo, el de todos, hacia donde deseemos.

La verdadera naturaleza de la mente

La ilusión viene de cómo nuestras mentes perciben. Mi ilusión viene de mi mente, tu ilusión viene de tu mente. Usted no necesita buscar en otro sitio para encontrar la fuente de la ilusión. Siempre que buscamos hacia afuera no encontramos la fuente de la ilusión porque tus ilusiones vienen desde dentro de tu mente.(Khempo Yurmed Tinly Rinpoche)

Así que estamos tratando de percibir el nivel último de la realidad, y buscamos cualquier tipo de método, por ejemplo, nueva tecnología, energía atómica, etc. Pero, busquemos como busquemos, no podemos percibir el nivel último de la realidad usando estos mecanismos. El nivel último de la realidad es fundamentalmente vacío, y no es observable con estos métodos científicos. (Khempo Yurmed Tinly Rinpoche)

Siempre he considerado el budismo como aquella doctrina (de entre las que he llegado a conocer) que contiene una visión cosmogónica más alineada con lo que mi intuición me dicta. Por tanto, para hablar de la naturaleza de la mente y de las ilusiones que nos creamos sobre la realidad que nos circunda, nadie mejor que un gran monje budista.

La verdadera naturaleza de la mente acaba percibiendo el caracter ilusorio de la realidad. El nivel último de la realidad es vacío y llegar a comprenderlo con la razón no es posible. Pero curiosamente, a la vez que se descubre esta vacuidad, obtenemos la llave para ampliar la mirada de la consciencia y convertir la visión borrosa e ilusoria del ego en una visión clara y despierta. Una en la cual sentimos de forma profunda que todos somos una misma cosa. De nuevo la unidad… curioso ¿no?

La ilusión del materialismo y de la fragmentación

La ciencia está atascada en una empresa materialista, no en la búsqueda del conocimiento. El conocimiento aparece, pero es un subproducto. Y, a mi entender, asunciones coherentes sobre las cosas concuerdan con la experimentación, eso demuestra que el método es correcto. Por lo que debemos distinguir entre sucesos correctos e incorrectos, o ilusorios. (Dr. David Bohm)

David Bohm fue uno de aquellos grandes científicos que tras asimilar el verdadero significado de la física cuántica, decidió dar un paso más y comprendió que ciencia y espiritualidad deben andar de la mano para alcanzar el bien común. La Ciencia, por si sola, no puede entender el significado último de las cosas, se queda atascada en su visión materialista.

Y hacen falta respuestas valientes para las preguntas que la humanidad se ha hecho desde que es consciencia reflejada del universo que la creó. Una consciencia que no puede llegar a comprender su propia existencia tan solo con la razón. Con la razón se obtiene una visión reducida y fragmentada de la realidad, muy alejada de una visión amplia y unitaria del inmenso lienzo de nuestra existencia.

La existencia dividida por la razón deja siempre un resto. (Johann Wolfgang Goethe)

El puzzle de nuestra consciencia

El fragmentado puzzle de nuestra consciencia

Transcripciones del video obtenidas de la Biblioteca Pleyades.

votar

Sé tu propio fan

Mirando hacia adelante

Mirando hacia adelante

Si no te abres al mundo, el mundo no puede abrirse a ti.

Si cierras la puerta a nuevas oportunidades, éstas no podrán entrar.

Si no dejas de una vez de quejarte de lo mal que te ha ido, de hablar del pasado, de recrearte en lo que pudo haber sido y no fue… nunca, sí, tal y como suena, nunca tendrás la oportunidad de disfrutar de todo lo bueno que hay delante, de las mil opciones que te esperan, del plan que hay previsto para ti, de como es ese lugar llamado futuro.

Hay que ir construyendo paso a paso, dejando atrás los lastres, tirando aquello que ya no te sirve, reinventándote otra vez cada día para poder caminar hacia tu destino.

Claro! que de entrada verás dificultades, situaciones que cuestan un tanto de superar, pero una vez pasados los primeros obstáculos, todo un paraíso te espera.

Quedarte quieto esperando que alguien o algo venga a rescatarte no es buena idea… el futuro es tuyo si tu lo quieres, pero debes ir hacia él, debes construirlo cada día con ilusión y ganas y, luego, a disfrutarrrrrr.

No permitas que el pasado se apodere de ti, porque no te permitirá ver todo lo que tienes por delante.

Yo, soy tu fan, porque día a día das un paso hacia ese destino maravilloso que se muere por hacerte feliz!!!

Autora: Mònica Hidalgo, publicación extraída de Sé tu propio fan

Mirando hacia adelante

Mònica (la autora del texto anterior) y yo tuvimos la oportunidad de compartir un periodo de tiempo de nuestras respectivas carreras profesionales. De hecho, lo recuerdo perfectamente, ella participó en la entrevista de trabajo que me abriría las puertas a la empresa que me impulsó en mi carrera profesional hacia el inacabable mundo de Internet. Confió en la ilusión que yo mostré en aquel momento por un nuevo e incipiente mundo que cosquilleaba mi espíritu. Y aquella decisión me ha llevado hasta donde estoy ahora… y todavía me sigue proyectando hacia el futuro.

Pero a lo que veníamos, Mònica fue la impulsora de cierto grupo en Facebook con un nombre más que motivador: Sé tu propio fan. Un grupo abierto en el cual todo el mundo puede aportar sus comentarios y donde la misma impulsora/autora escribe con asiduidad sus propias reflexiones sobre como afrontar la vida.

Y en estas reflexiones, las suyas y las del resto de cooperantes, encontramos: optimismo, ilusión, euforia, alborozo, humor, entusiasmo, ánimo, esperanza, vitalidad, empuje, energía y vivacidad, mucha vivacidad.

En resumen, ganas por vivir, por mirar hacia adelante, por no perder de vista el horizonte. Ganas por convertirse en el mejor fan de un@ mism@. Deseos por llenar nuestro propio depósito vital con el mejor combustible: la autoestima y la estima por los demás.

El hombre se cree siempre ser más de lo que es, y se estima menos de lo que vale. (Johann Wolfgang Goethe)

Digitalism: el combustible más energético para el ánimo

votar

La vida es como un espejo

El espejo de la vida

El espejo de la vida

¿Cuáles son los factores que destruyen al ser humano?

La Política sin principios,
el Placer sin compromiso,
la Riqueza sin trabajo,
la Sabiduría sin carácter,
los Negocios sin moral,
la Ciencia sin humanidad y
la Oración sin caridad.

La vida me ha enseñado
que la gente es amable, si yo soy amable;
que las personas están tristes, si estoy triste;
que todos me quieren, si yo los quiero;
que todos son malos, si yo los odio;
que hay caras sonrientes, si les sonrío;
que hay caras amargas, si estoy amargado;
que el mundo está feliz, si yo soy feliz;
que la gente se enoja, si yo estoy enojado;
que las personas son agradecidas, si yo soy agradecido.

La vida es como un espejo:
Si sonrío, el espejo me devuelve la sonrisa.
La actitud que tome frente a la vida,
es la misma que la vida tomará ante mí.

(Mahatma Ghandi)
Fuente: Reflexiones diarias

Mahatma Gandhi: una luz que nunca se apaga

Ghandi

Ghandi

Las reflexiones de Mahatma (el alma grande) Gandhi son como la luz de un faro: sirven de guía y arrojan luz sobre la incerteza de la humanidad. Pero no sólo eso, son además pura poesía. Aunque no una poesía cualquiera, sino la más transcendente: aquella que yuxtapone belleza y sabiduría.

Por ello, leer sus palabras cuando estamos inquietos, nos tranquiliza, nos indica que ciertamente existe una luz que nunca se apaga, una guía que nos servirá de referencia en los momentos de duda.

El comportamiento es un espejo en el que cada uno muestra su imagen. (Johann Wolfgang Goethe)

votar

A %d blogueros les gusta esto: