Archivo del sitio

El hombre invisible

El hombre invisible

El hombre invisible

Yo me río,
me sonrío
de los viejos poetas,
yo adoro toda
la poesía escrita,
todo el rocío,
luna, diamante, gota
de plata sumergida,
que fue mi antiguo hermano,
agregando a la rosa,
pero
me sonrío,
siempre dicen “yo,”
a cada paso
les sucede algo,
es siempre “yo,”
por las calles
sólo ellos andan
o la dulce que aman,
nadie más,
no pasan pescadores,
ni libreros,
no pasan albañiles,
nadie se cae
de un andamio,
nadie sufre,
nadie ama,
sólo mi pobre hermano,
el poeta,
a él le pasan
todas las cosas
y a su dulce querida,
nadie vive
sino él solo,
nadie llora de hambre
o de ira,
nadie sufre en sus versos
porque no puede
pagar el alquiler,
a nadie en poesía
echan a la calle
con camas y con sillas
y en las fábricas
tampoco pasa nada,
no pasa nada,
se hacen paraguas, copas,
armas, locomotoras,
se extraen minerales
rascando el infierno,
hay huelgas,
vienen soldados,
disparan,
disparan contra el pueblo,
es decir,
contra la poesía,
y mi hermano
el poeta
estaba enamorado,
o sufría
porque sus sentimientos
son marinos,
ama los puertos
remotos, por sus nombres,
y escribe sobre océanos
que no conoce,
junto a la vida, repleta
como el maíz de granos,
él pasa sin saber
desgranarla,
él sube y baja
sin tocar la tierra,
o a veces
se siente profundísimo
y tenebroso,
él es tan grande
que no cabe en sí mismo,
se enreda y desenreda,
se declara maldito,
lleva con gran dificultad la cruz
de las tinieblas,
piensa que es diferente
a todo el mundo,
todos los días come pan
pero no ha visto nunca
un panadero
ni ha entrado a un sindicato
de panificadores,
y así mi pobre hermano
se hace oscuro,
se tuerce y se retuerce
y se halla
interesante,
interesante,
ésta es la palabra,
yo no soy superior
a mi hermano
pero sonrío,
porque voy por las calles
y sólo yo no existo,
la vida corre
como todos los ríos,
yo soy el único
invisible,
no hay misteriosas sombras,
no hay tinieblas,
todo el mundo me habla,
me quieren contar cosas,
me hablan de sus parientes,
de sus miserias
y de sus alegrías,
todos pasan y todos
me dicen algo,
y cuántas cosas hacen!:
cortan maderas,
suben hilos eléctricos,
amasan hasta tarde en la noche
el pan de cada día,
con una lanza de hierro
perforan las entrañas
de la tierra
y convierten el hierro
en cerraduras,
suben al cielo y llevan,
cartas, sollozos, besos,
en cada puerta
hay alguien,
nace alguno,
o me espera la que amo,
y yo paso y las cosas
me piden que las cante,
yo no tengo tiempo,
debo pensar en todo,
debo volver a la casa,
pasar al Partido,
qué puedo hacer,
todo me pide
que hable,
todo me pide
que cante y cante siempre,
todo está lleno
de sueños y sonidos,
la vida es una caja
llena de cantos, se abre
y vuela y viene
una bandada
de pájaros
que quieren contarme algo
descansando en mis hombros,
la vida es una lucha
como un río que avanza
y los hombres
quieren decirme,
decirte,
por qué luchan,
si mueren,
por qué mueren,
y yo paso y no tengo
tiempo para tantas vidas,
yo quiero
que todos vivan
en mi vida
y cante en mi canto,
yo no tengo importancia,
no tengo tiempo,
para mis asuntos,
de noche y de día
debo anotar lo que pasa,
y no olvidar a nadie.
Es verdad que de pronto
me fatigo
y miro las estrellas,
me tiendo en el pasto, pasa
un insecto color de violín,
pongo el brazo
sobre un pequeño seno
o bajo la cintura
de la dulce que amo,
y miro el terciopelo
duro
de la noche que tiembla
con sus constelaciones congeladas,
entonces
siento subir a mi alma
la ola de los misterios,
la infancia,
el llanto en los rincones,
la adolescencia triste,
y me da sueño,
y duermo
como un manzano,
me quedo dormido
de inmediato
con las estrellas o sin las estrellas,
con mi amor o sin ella,
y cuando me levanto
se fue la noche,
la calle ha despertado antes que yo,
a su trabajo
van las muchachas pobres,
los pescadores vuelven
del océano,
los mineros
van con zapatos nuevos
entrando en la mina,
todo vive,
todos pasan,
andan apresurados,
y yo tengo apenas tiempo
para vestirme,
yo tengo que correr:
ninguno puede
pasar sin que yo sepa
adónde va, qué cosa
le ha sucedido.
No puedo
sin la vida vivir,
sin el hombre ser hombre
y corro y veo y oigo
y canto,
las estrellas no tienen
nada que ver conmigo,
la soledad no tiene
flor ni fruto.
Dadme para mi vida
todas las vidas,
dadme todo el dolor
de todo el mundo,
yo voy a transformarlo
en esperanza.
Dadme
todas las alegrías,
aun las más secretas,
porque si así no fuera,
cómo van a saberse?
Yo tengo que contarlas,
dadme
las luchas
de cada día
porque ellas son mi canto,
y así andaremos juntos,
codo a codo,
todos los hombres,
mi canto los reúne:
el canto del hombre invisible
que canta con todos los hombres.

Fuente: El hombre invisible de Pablo Neruda en El grito capicua

Este fabuloso poema de Pablo Neruda es uno de aquellos en el cual el poeta, como representante de un genero, da un paso atras y se coloca al mismo nivel que sus paisanos. El yo se sumerge en el nosotros.

Tal como apuntó Nicanor Parra en referencia a este periodo de maduración de Pablo Neruda (“el periodo más rico de todos“, según palabras del apuntador):

El espíritu del poeta se proyecta en todas direcciones con una generosidad que no reconoce límites, com un trigal de las colinas de Pillanlelbún, o como una viña de los alrededores de Chillán: el momento de la lucha con el dragón y el momento de la victoria definitiva.

En “El hombre invisible” se ve concentrada en una sola imagen la esencia del conflicto nerudiano, que no es otro que el conflicto central del hombre moderno, el paso del yo al nosotros.

Está claro.
Al hombre invisible se le apagaron las luces.

Eran bombillas de ocasión,
compradas en antiguos almacenes del hambre.

Algunas simplemente se fundieron,
otras realmente nunca funcionaron.

Quedó irremediablemente envuelto en misterio.
Aun así, el misterio se tornó más claro en la oscuridad.

El verdadero misterio del mundo es lo visible, no lo invisible. (Oscar Wilde)

votar

El laboratorio estéreo al servicio de la revolución

Nothing at all can be changed if Evolution turned us to silence

Extracto de la letra de The way will be opening (Stereolab)

Debía correr algún remoto año de la década de los 90. Allí, en la sala Bikini de Barcelona, éramos los cuatro gatos de siempre. En el escenario Stereolab. Si alargabas un poco la mano, podías tocarlos.

Sonaban y sonaban maravillosas canciones en estéreo, por dos canales: el de las letras (izquierdo) y el de la música (derecho). Todas creadas en algún extraño laboratorio lejano. Un laboratorio que fabricaba y ofrecía pastillas de dos colores diferentes. Elegimos aquellas que plantaban larvas en nuestra conciencia. Una larva evoluciona y, con el tiempo, se transforma en algo radicalmente distinto: una mariposa.

Una revolución es la larva de una civilización. (Victor Hugo)

Revolution

(love) the r[evol]ution – the (love) r[evol]ution

votar

La magia de los momentos

Si pudiera vivir nuevamente mi vida,
en la próxima trataría de cometer más errores.
No intentaría ser tan perfecto, me relajaría más.
Sería más tonto de lo que he sido,
de hecho tomaría muy pocas cosas con seriedad.
Sería menos higiénico.
Correría más riesgos,
haría más viajes,
contemplaría más atardeceres,
subiría más montañas, nadaría más ríos.
Iría a más lugares adonde nunca he ido,
comería más helados y menos habas,
tendría más problemas reales y menos imaginarios.

Yo fui una de esas personas que vivió sensata
y prolíficamente cada minuto de su vida;
claro que tuve momentos de alegría.
Pero si pudiera volver atrás trataría
de tener solamente buenos momentos.

Por si no lo saben, de eso está hecha la vida,
sólo de momentos; no te pierdas el ahora.

Yo era uno de esos que nunca
iban a ninguna parte sin un termómetro,
una bolsa de agua caliente,
un paraguas y un paracaídas;
si pudiera volver a vivir, viajaría más liviano.

Si pudiera volver a vivir
comenzaría a andar descalzo a principios
de la primavera
y seguiría descalzo hasta concluir el otoño.
Daría más vueltas en calesita,
contemplaría más amaneceres,
y jugaría con más niños,
si tuviera otra vez vida por delante.

Pero ya ven, tengo 85 años…
y sé que me estoy muriendo.

Fuente: Poema Instantes en Poemas del Alma

Los mayores momentos de la vida vienen por sí solos. No tiene sentido esperarlos. (Thornton Niven Wilder)

Momentos

Momentos mágicos

votar

Quemar la culpa

culpa

Culpa… ¿de qué?

En el comienzo de su lucha, el guerrero de la luz afirmó: “Tengo sueños”.

Después de algunos años, percibe que es posible llegar a donde quiere; sabe que será recompensado.

Llegado ese momento, se entristece. Ha conocido la infelicidad ajena, la soledad, las frustraciones que acompañan a gran parte de la humanidad, y considera que no merece lo que está a punto de recibir.

Su ángel susurra: “Entrega todo”. El guerrero se arrodilla y ofrece a Dios sus conquistas.

La Entrega obliga al guerrero a parar de hacer preguntas tontas, y lo ayuda a vencer la culpa.
Extracto del Manual del guerrero de la luz (Paulo Coelho)

Culpa

Ayer decidí lanzar a la hoguera un sentimiento que me atenazaba: la culpa. La culpa del adolescente, del adulto que ahora soy.

Elegí un rotulador repleto de tinta roja. Escribí en letras grandes, mayúsculas y separadas, cada una de las letras de ese insidioso sentimiento: La C, la U, la L, la P y la A. No las quería ni sentir en contacto con mis dedos.

El trazo contenía dolor, era una caligrafía demasiado tangible, nacida de la tierra. Levanté el papel para ponerlo a la altura de mis ojos. Miré ese soporte vegetal y noté como ligeras gotas tintadas de rojo, imbuidas de algún pecado ancestral, se deslizaban hacia abajo. Llegaban al límite inferior del papel y se apresuraban a concentrar goterones aun más rojos, aun mas rencorosos. Incluso alguno bajó más allá, buscando la imaginaria linea que lo conectaba con la tierra.

Pensé que esa lágrima roja nunca debía haber abandonado la tierra que la vio nacer.

Inocencia

Ayer decidí devolver a mi vida un sentimiento que añoraba: la inocencia. La inocencia del neonato que aun guardo en mi interior, la pureza de mi niñez.

Elegí una ligera pluma de color azul. Escribí en letras pequeñas y ligadas, cada una de las letras de ese ansiado sentimiento: La i, la n, la o, la c, la e, la n, la c, la i, la a. Sin solución de continuidad, tocándose en lo más íntimo.

Sentí que tal como escribía un aire fresco llenaba esos signos. Al acabar la linea que abrazaba sus letras, no pude evitarlo, de mi laringe brotó el suave susurro que dibujó en el aire el sonido puro de aquella palabra: inocencia.

Solve et coagula

Una vela, temblorosa pero firme, sirvió de hoguera para mi culpa. Una sencilla llama consumió un papel, disolvió mi culpa. Se llevó el pecado y su fealdad.

El papel que sobrevivió (pues siempre debe sobrevivir uno) se coaguló en mis manos. Lo deposité cerca del corazón, cerré mis ojos sintiendo como el calor de mis latidos lo protegía y respiré profundamente su gracia.

Entrego a Dios mi conquista, mi lucha de los últimos tiempos, mi batalla futura. Dios sabrá guardarla entre sus más divinos tesoros: la virtud y la hermosura.

Yo no tengo la culpa de que la vida se nutra de la virtud y del pecado, de lo hermoso y de lo feo. (Benito Pérez Galdós)

El árbol de las moras

El árbol no es otra cosa que una llama floreciente

votar

Lealtad

pintando un mar de azul

Pintando un mar de azul

Si quisiéramos buscar,
esta virtud media extraña,
habrá que hurgar en la entraña, con mesurada pasión.

Colocar nuestra razón, sobre un tul que no se empaña,
para espulgar la calaña,
de un sombrío corazón.

Dicen habita en la unión,
de la gran fidelidad,
frente de la honestidad, y cerca de la franqueza.

Es hija de la nobleza, y habla con sinceridad,
con ella no hay soledad,
es compañía y pureza.

La lealtad es la certeza,
de una absoluta honradez,
vivir sin más timidez, exentos de la traición.

Lealtad es obligación, sin repliegues ni revés,
el más santo y justo juez,
que emerge del corazón.

Está en toda relación,
del hombre y su convivencia,
alojada en la conciencia, dándole tranquilidad.

En el amor es verdad, de espalda a la malquerencia,
dulce paz y transparencia,
¡¡que viva la lealtad!!

Autor: Eliseo León Pretell
Fuente: La lealtad en Abelardo Cano

La lealtad tiene un corazón tranquilo. (William Shakespeare)

Pintando estrellas de plata

votar

Los hijos de la vida

imaginación...creatividad...evolución

Imaginación…creatividad…evolución…vida

Tus hijos no son tus hijos
son hijos e hijas de la vida
deseosa de si misma.

No vienen de ti, sino a traves de ti
y aunque estén contigo
no te pertenecen.

Puedes darles tu amor,
pero no tus pensamientos, pues,
ellos tienen sus propios pensamientos.

Puedes abrigar sus cuerpos,
pero no sus almas, porque ellas,
viven en la casa del mañana,
que no puedes visitar
ni siquiera en sueños.

Puedes esforzarte en ser como ellos,
pero no procures hacerlos semejantes a ti
porque la vida no retrocede,
ni se detiene en el ayer.

Tú eres el arco del cual, tus hijos
como flechas vivas son lanzados.

Deja que la inclinacion
en tu mano de arquero
sea para la felicidad.

Poema: Tus hijos no son tus hijos de Kahlil Gibran
Fuente: Un mensaje para ti

No le evitéis a vuestros hijos las dificultades de la vida, enseñadles más bien a superarlas. (Louis Pasteur)

votar

Niños, levanten sus voces

Pass me that lovely little gun
My dear, my darling one
The cleaners are coming, one by one
You don’t even want to let them start

They are knocking now upon your door
They measure the room, they know the score
They’re mopping up the butcher’s floor
Of your broken little heart

O children

Forgive us now for what we’ve done
It started out as a bit of fun
Here, take these before we run away
The keys to the gulag

O children
Lift up your voice, lift up your voice
Children
Rejoice, rejoice

Here comes Frank and poor old Jim
They’re gathering round with all my friends
We’re older now, the light is dim
And you are only just beginning

O children

We have the answer to all your fears
It’s short, it’s simple, it’s crystal clear
It’s round about, it’s somewhere here
Lost amongst our winnings

O children
Lift up your voice, lift up your voice
Children
Rejoice, rejoice

The cleaners have done their job on you
They’re hip to it, man, they’re in the groove
They’ve hosed you down, you’re good as new
And they’re lining up to inspect you

O children

Poor old Jim’s white as a ghost
He’s found the answer that we lost
We’re all weeping now, weeping because
There ain’t nothing we can do to protect you

O children
Lift up your voice, lift up your voice
Children
Rejoice, rejoice

Hey little train! We’re all jumping on
The train that goes to the Kingdom
We’re happy, Ma, we’re having fun
And the train ain’t even left the station

Hey, little train! Wait for me!
I once was blind but now I see
Have you left a seat for me?
Is that such a stretch of the imagination?

Hey little train! Wait for me!
I was held in chains but now I’m free
I’m hanging in there, don’t you see
In this process of elimination

Hey little train! We’re all jumping on
The train that goes to the Kingdom
We’re happy, Ma, we’re having fun
It’s beyond my wildest expectation

Hey little train! We are all jumping on
The train that goes to the Kingdom
We’re happy, Ma, we’re having fun
And the train ain’t even left the station
Pásame esa adorable pequeña arma
mi querida, la que es mi cariño
los limpiadores vienen, uno a uno
tú ni quieres dejarlos empezar

Ellos están ahora tocando a tu puerta
miden la habitación, saben el marcador
están trapeando el piso de la carnicería
de tu pequeño corazón roto

Oh, niños

Perdónenos por lo que hemos hecho
empezó como un poco de diversión
Toma esto antes de que húyamos
las llaves de la prisión

Oh, niños
levanten sus voces, levanten sus voces
niños
gocen, gocen

Aquí vienen Frank y el pobre viejo Jim
están juntandose cerca de todos mis amigos
somos más viejos ahora, la luz disminuye
y tú sólo estás comenzando ahora

Oh, niños

tenemos la solución a todos sus miedos
es breve, es simple, es clara como cristal
está cerca, está por algún sitio aquí
perdida entre nuestras ganancias

Oh, niños
levanten sus voces, levanten sus voces
niños
gocen, gocen

Los limpiadores han hecho su trabajo con ustedes
están de moda, vaya que están en onda
los han regado, se ven como nuevos
y se alinean para inspeccionarlos

Oh, niños

El pobre viejo Jim está blanco como un fantasma
ha encontrado la respuesta que perdimos
todos lloramos ahora, lloramos porque
no hay nada que podamos hacer para protegerlos

Oh, niños
levanten sus voces, levanten sus voces
niños
gocen, gocen

¡Hey pequeño tren! nos subirémos todos
el tren que va al reino
estámos felices, Ma, nos estamos divirtiendo
y el tren ni siquiera ha salido de la estación.

¡Hey, pequeño tren! ¡esperame!
una vez fui ciego, pero ahora veo
¿dejaste un asiento para mí?
¿Es eso como un estiramiento de la imaginación?

¡Hey, pequeño tren, esperame!
estuve encadenado, pero ahora soy libre
estoy esperando aquí, ¿no me ves?
en este proceso de eliminación

¡Hey pequeño tren! nos subirémos todos
el tren que va al reino
estámos felices, Ma, nos estamos divirtiendo
está más allá de mis más locas espectativas

¡Hey pequeño tren! nos subirémos todos
el tren que va al reino
estámos felices, Ma, nos estamos divirtiendo
y el tren ni siquiera ha salido de la estación.

Traducción: O’ Children – Nick Cave & the Bad Seeds en Understanding a Jane

Si la ayuda y la salvación han de llegar sólo puede ser a través de los niños. Porque los niños son los creadores de la humanidad. (Maria Montessori)

Niños: los creadores de la humanidad

Niños: los creadores de la humanidad

votar

Las ruinas de Roma

Voyage/The sound of arrows/Ruins of Rome

¿Recuerdas una tarde en que te puse flores
granates en el pelo, allá en el Aventino?
Parecías talmente una diosa pagana.
O mejor, una ninfa: la Dafne legendaria
que jamás tuvo Apolo, por obra de los dioses.

Esa tarde aún espera su momento preciso,
temblando en cierta página de un libro ¿Y aquella
noche antigua, su tibieza de estío, rodeados
de faunos y bacantes, de amorcillos inquietos,
en un café de Vía Veneto? ¿La recuerdas? Reías,
reíamos los dos, reíamos como antes
no habíamos reído en nuestras vidas. —¡Oh Dios,
qué sensación maldita de vivir, insoportable, extraña,
de la que nadie me aliviaba! Fue,
fue como si todo, todo, se hubiera ido borrando (el tráfico,
la puerta Pinciana iluminada y ocre, el orgulloso
Excelsior) y tan sólo tú y yo quedáramos en Roma;
solos tú y yo y esa luna tranquila y silenciosa
de todos los amantes, una luna muy pálida y muy grande,
una luna
que también se reía, redonda en su alto cielo cárdeno
y cargado de astros, de estrellas y de dioses,
mil veces más antiguo que el gran cielo de Júpiter.

Solos tú y yo en el mundo, cogidos de la mano
por el Campo dei Fiori. Solos tú y yo en el mundo
por Vía del Babuino, por el Corso, al pie
del viejo arco de Tito, bajo las rotas bóvedas
del Foro de Trajano. Y aquel lento vagar como embrujados
por la villa Borghese o arriba, en el Janículo,
con la ciudad convulsa a nuestros pies,
con la ciudad herida a nuestros pies,
con la ciudad sufriendo a nuestros pies,
adormecida
igual que si acabara de salir
de un ataque epiléptico.

¿Recuerdas todo eso?
También hubo un paseo junto al río: mirábamos
sus aguas que arrastraron graves togas,
cadáveres e imperios,
y batallas y puentes. De uno de ellos te dije: ese
es el puente Emilio, Dafne. ¿Lo recuerdas?
El púrpura del cielo flotará cada día en las colinas
al caer el crepúsculo.
Pero lo más curioso
(lo más curioso, Dafne)
es que nunca estuvimos
tú y yo juntos en Roma.

Poema Roma de Víctor Botas

Un viaje y un destino

Mi próximo viaje fuera de nuestras fronteras será a la ciudad eternamente abierta: Roma. Mi primera e inexcusable visita.

El sonido de las flechas y cupido

Apolo y Dafne

Apolo y Dafne

Cupido es un arquero preciso.

Flechas con punta de oro,
flechas con punta de plomo.

Pura alquimia de un presagio de Eros.

El sonido de las flechas en mi corazón
ya ha dictado sentencia.

Una punta de oro me acertó,
el verde aroma de una blanca ninfa me guía.

Ya se sabe,
todos los caminos y todas las flechas
conducen al corazón.

Todos los caminos conducen a Roma. (Aforismo popular)

Las ruinas de Roma

Las ruinas de Roma

votar

Los latidos del agua

Rodando a goterones solos,
a gotas como dientes,
a espesos goterones de mermelada y sangre,
rodando a goterones,
cae el agua,
como una espada en gotas,
como un desgarrador río de vidrio,
cae mordiendo,
golpeando el eje de la simetría, pegando en las costuras del
alma,
rompiendo cosas abandonadas, empapando lo oscuro.

Solamente es un soplo, más húmedo que el llanto,
un líquido, un sudor, un aceite sin nombre,
un movimiento agudo,
haciéndose, espesándose,
cae el agua,
a goterones lentos,
hacia su mar, hacia su seco océano,
hacia su ola sin agua.

Veo el verano extenso, y un estertor saliendo de un granero,
bodegas, cigarras,
poblaciones, estímulos,
habitaciones, niñas
durmiendo con las manos en el corazón,
soñando con bandidos, con incendios,
veo barcos,
veo árboles de médula
erizados como gatos rabiosos,
veo sangre, puñales y medias de mujer,
y pelos de hombre,
veo camas, veo corredores donde grita una virgen,
veo frazadas y órganos y hoteles.

Veo los sueños sigilosos,
admito los postreros días,
y también los orígenes, y también los recuerdos,
como un párpado atrozmente levantado a la fuerza
estoy mirando.

Y entonces hay este sonido:
un ruido rojo de huesos,
un pegarse de carne,
y piernas amarillas como espigas juntándose.
Yo escucho entre el disparo de los besos,
escucho, sacudido entre respiraciones y sollozos.

Estoy mirando, oyendo,
con la mitad del alma en el mar y la mitad del alma
en la tierra,
y con las dos mitades del alma miro al mundo.

y aunque cierre los ojos y me cubra el corazón enteramente,
veo caer un agua sorda,
a goterones sordos.
Es como un huracán de gelatina,
como una catarata de espermas y medusas.
Veo correr un arco iris turbio.
Veo pasar sus aguas a través de los huesos.

Poema Agua sexual de Pablo Neruda

El sexo es un intercambio de fluidos acuosos de diferente naturaleza… y se convierte en algo sublime cuando uno de los líquidos intercambiados entre quienes lo comparten son las lágrimas.

En tal caso, el sexo deviene sagrado, paradisiaco. Las lágrimas invertidas suben hasta la superficie y producen círculos perfectos, completamente cerrados.

Estoy bajo el agua y los latidos de mi corazón producen círculos en la superficie. (Milan Kundera)

Latidos en el agua

El resultado de los latidos en el agua

votar

Intuiciones

Susurros

Un intuitivo susurro de nuestro ángel de la guarda

El guerrero de la luz conoce la importancia de la intuición.

En medio de la batalla, no tiene tiempo para pensar en los golpes del enemigo. Entonces usa su instinto y obedece a su ángel.

En tiempos de paz, descifra las señales que Dios le envía.

La gente dice: “Está loco”.

O bien: “Vive en un mundo de fantasía”.

O también: “¿Cómo puede confiar en algo que no tiene lógica?”

Pero el guerrero sabe que la intuición es el alfabeto de Dios, y continúa escuchando el viento y hablando con las estrellas.
Extracto del Manual del Guerrero de la Luz (Paulo Coelho)

Aquellos que siguen este espacio saben que las intuiciones se están convirtiendo en un factor preponderante dentro de mi existencia.

Me encuentro en un proceso de continuo aprendizaje, intentando descifrar señales que me llegan desde fuera y desde dentro…

Ambos tipos de señales llegan a mi corazón como un suave viento, como pequeñas ráfagas de aire que avivan rescoldos de inconscientes recuerdos. Hasta conseguir evocar la reminiscencia de un fuego antiguo que residía en su interior. Un fuego cuyas llamas desean conversar con la esencia de alguna estrella secreta.

La intuición posibilita cultivar símbolos antiguos. Son las letras de un alfabeto perdido de Dios. Aquellas que permitirán descubrir la clave de un tesoro olvidado.

Probamos por medio de la lógica, pero descubrimos por medio de la intuición. (Henri Poincaré)

Beastie Boys (Adam Yauch, RIP), Stand together

[…] contemplation time, intuition time, evolution time, resolution time […]

votar

A %d blogueros les gusta esto: