Archivo de la categoría: Artículos

Artículos

Fin de ciclo: hasta siempre

Rojo Transitorio: dos lágrimas de sangre

Rojo Transitorio: dos lágrimas de sangre

Hoy se cumple un año de vida desde el inicio de Rojo Transitorio como tal. Este proyecto nació con el objeto de curar heridas, organizar sentimientos y proyectar sueños. Creo que ha cumplido con los tres propósitos. Por tanto, pienso (más bien siento) que ha llegado el momento de considerar este ciclo como finalizado.

La tradición budista utiliza Mandalas para crear una bella representación simbólica de la propia existencia. En ocasiones, se hace con arena de diferentes colores y cuando se acaba la obra, los mismos autores la destruyen.

De esa forma, se constata la transitoriedad de la existencia. Todo cambia, nada dura para siempre y tenemos que ser conscientes de ello mientras lo estamos creando. Es un buen ejercicio espiritual.

Posiblemente Rojo Transitorio vuelva a reencarnarse bajo alguna otra forma en la red de redes… pero esa será otra historia.

Curar heridas: la última lista

Yo creía que el destino estaba jugando conmigo. Me hacía sentir como un dibujo sin cara, como un pelele.

Pero el destino no estaba jugando conmigo, simplemente ponía en mi camino aquello que necesitaba para aprender una gran lección: que ya mismo debemos escribir nuestra ultima lista y que debemos vivir como si el día de hoy fuera el último día de nuestra vida. Nunca dejes para mañana lo que puedas hacer hoy.

Por otra parte, una de las heridas más extrañamente profundas en mi alma proviene de una indeterminada sensación/opresión de culpa. El pecado, la culpa (lo que hace que el pecado sea pecado es la culpa) y el (auto-impuesto) castigo son derivadas que tienen su origen en cierto paradigma demasiado enraizado en la (decididamente estéril) tierra del sufrimiento. Rojo Transitorio me ha ayudado también a descargar pecados que no me pertenecían, pesadas cargas que fueron heredadas.

Poco a poco, he ido desclavando clavos clavados en las puertas de mi alma. Poco a poco, he ido puliendo la puerta de mi alma para intentar convertirla en un espejo. Poco a poco, mi alma ha devenido más agua que cincel y martillo.

Organizar sentimientos: desenterrando la leyenda personal

Las personas actuamos por convicción o por compulsión. Yo no tenía suficiente convicción, así que actué por compulsión. Cuando no pude admitir más sufrimiento, me vi forzado a cambiar, a buscar la (desconocida) razón de mi (inexplicable) infelicidad, a rebuscar la meta de mi felicidad. Las crisis profundas tienen ese poder: o acaban contigo o te invitan a la revolución.

En ocasiones, la vida nos lleva a un cruce de caminos, debemos tomar decisiones. Alejarnos de algunos caminos bien conocidos. Separarnos de sendas entre tersas y ásperas, entre claras y oscuras. Las intersecciones son carne de cañón para mudanzas. Las bifurcaciones son el punto de partida de un viaje al olvido y al recuerdo. Solo el tiempo nos pondrá en perspectiva sobre aquella decisión.

Desenterrar nuestro contrato con el alma del mundo no es fácil. Requiere valentía. Pero cuando se consigue, percibes algo diferente: te llenas de entusiasmo (estás en Zeus), te llenas de divinidad, te apasionas. Comienzas a vivir de verdad. La buena suerte, la de verdad, ya te acompaña.

Rojo Transitorio también me ha ayudado a incrementar mi autoestima… y a darme cuenta de que buscar admiración en los otros es un tremendo error. La estima propia nunca puede depender de otros. La verdadera estima por uno mismo te debe posicionar al mismo nivel que los otros: ni más, ni menos.

En el fondo, todos somos una misma cosa. El ego y todo aquello que sirva para alimentarlo es una perspicaz (y necesaria) trampa concebida por el propio ego.

Proyectar sueños: soñando…

Cuando se inició la singladura de Rojo Transitorio, no conocía el significado del 2012. No tenía ni idea de las connotaciones que encerraba. Pero intuía, por lo poco que me había llegado, que sería un año de profunda transformación.

Creo que por eso escribí cierto deseo para el 2012. Deseaba encontrar una melodía olvidada de mi alma. Esa música ha sido el canal para modelar mis sueños, para darles una forma que permitiera su materialización: abrazar algunos fragmentos perdidos de mi alma.

Todos los sueños se pueden convertir en realidad. Si crees de verdad en ellos. Si tienes fe en ellos. Si persistes en su consecución. En tal caso, puedes cambiar las cartas que ha repartido el destino.

Y recuerda: en el principio de todo, siempre hubo un sueño. El poder de los sueños es el poder del universo. Nuestra responsabilidad es soñar, vivir soñando, y cambiar el universo. La ensoñación es la antesala de nuestro destino.

Punto de encuentro: el misterio de las coincidencias

Rojo Transitorio también ha servido para empaparme de ciertos misterios de difícil explicación racional. Me ha permitido comenzar a comprender el arcano lenguaje de la intuición, comenzar a escuchar los susurros de ciertos mensajeros de origen ignoto, comenzar a descifrar las señales que llevan hacia las puertas de nuestro sueño en la vigilia.

Como ya sabréis, creo con certeza en la reencarnación. Creo que nuestras almas han atravesado existencias pasadas. Y que atravesarán vidas futuras.

Un antiguo e inadvertido conocido me esclareció, de forma muy sutil, que la blogosfera puede servir como excelente punto de encuentro para almas conectadas por hilos remotos. Hilos sumergidos en aguas mucho más profundas que nuestra propia existencia.

Un hilo rojo invisible conecta a aquellos que están destinados a encontrarse, sin importar tiempo, lugar o circunstancias. El hilo se puede estirar o contraer, pero nunca romper. (Proverbio chino)

Sólo hay que observar el avatar de Rojo Transitorio para apercibirse de la naturaleza de ciertas hebras.

Como siempre he reiterado en este espacio: nada es casual, ni siquiera casualidad.

¿Y ahora qué? El sentido de la vida

En este espacio me he referido en varias ocasiones al sentido de la vida. Una asombrosa estrella que brilla en el cielo nocturno, con inusual intensidad, para iluminar nuestro camino. Una estrella que siempre estuvo en nuestro interior.

Rojo Transitorio me ha ayudado a aclarar un contrato que estaba escrito en mi alma antes de llegar a este mundo. Se trata de construir una modesta catedral. Una vocación y una misión: escribir los cuentos del futuro.

Cuentos que permitan plantar semillas en los niños. Cuentos que permitan recuperar aquel (enterrado) niño que todo adulto lleva en su interior. Cuentos que ayuden a cambiar paradigmas. La tarea la iniciaron con anterioridad muchos otros, yo tan sólo añadiré mi modesta cucharita de porcelana y mi esfuerzo. Esa labor conjunta, la de arrojar luz sobre ciertas preguntas, durará generaciones y generaciones. Mientras tanto, no nos impacientemos, miremos la obra y disfrutemos de ella.

Hace poco el destino puso en mi camino cierta persona que venía del Sur. Nunca la había visto antes, nos conocimos en un curso, no sé si la volveré a ver. Portaba un tercer ojo (de color azul índigo) en la frente y me dijo que aunque ni siquiera intuya cómo se va a realizar mi sueño, que escriba ese primer cuento que llevo en mi corazón, que el universo conspirará a mi favor. La creí.

Cuando nos despedíamos, sin darme cuenta, prometí enviarle un ejemplar de mi primer cuento. Era la primera vez que mi voz dibujaba en el aire tal promesa. Ese augurio voló a través de mi laringe con la convicción de un contrato plenamente desenterrado.

Como mis palabras fueron lanzadas al viento, las escribo aquí. Ya se sabe: verba volant, escripta manent. Los signos escritos siempre retornan a su hogar.

Las lágrimas giran alrededor de mis ojos

Todos vosotros, con vuestras aportaciones, me habéis ayudado mucho a aclarar mi camino. Agradezco de todo corazón vuestra presencia en este espacio. Pido disculpas de todo corazón si alguien se ha podido sentir ofendido por la ignorancia de mi ego.

Rojo Transitorio me ha enseñado algo muy importante: debo centrar toda la atención de mi corazón en aquellas cosas que consiguen que las lágrimas giren alrededor de mis ojos.

Si algún viento acelera tu corazón, si algún silencio te estremece, si alguna flor abre tu alma, si algo presta lágrimas a tus ojos, sigue su rastro hasta el final. Los sentimientos se disuelven en lágrimas. Esos vestigios recomponen la sangre de nuestra alma.

Hasta siempre.

Las lágrimas son la sangre del alma. (San Agustín)

El Arte del abrazo

El Arte del saludo Maya: In lak’ech y Hala ken

Hace poco tiempo ha llegado a mi vida la forma que tenían los Mayas de saludarse entre ellos.

Al igual que nosotros nos saludamos con un Hola o un Buenos dias, los mayas utilizaban el saludo: In lak’ech, al que se respondía con: Hala ken. El significado de las palabras intercambiadas es de lo más hermoso:

In lak’ech: Yo soy otro tu.
Hala ken: Tu eres otro yo.

Se invoca la semejanza de nuestra esencia más profunda. Es decir, aun siendo diferentes, todos somos una misma cosa. Somos diferentes en la forma (lo que es maravilloso) pero somos lo mismo en el fondo (lo que añade un grado de maravilla aun mayor)

El Arte del saludo corporal: el abrazo

Pero, al final, In lak’ech y Hala ken son palabras. Palabras que, dichas con el corazón, unen dos almas.

Ya sabemos que los pensamientos, las palabras y los actos son tres formas sutilmente diferentes de transformar el universo. Cada uno de ellos tiene un impacto mayor que el anterior.

También me pregunté cuál podría ser el símil corporal del saludo Maya, la traducción de esas agraciadas palabras en un acto.

¿Qué tipo de contacto corporal coloca dos corazones más cerca el uno del otro? La respuesta es evidente: el abrazo.

El abrazo: un virus imprescindible

Pasemos a enumerar los efectos secundarios de un cálido y luminoso abrazo:

1. Abre las puertas a las sensaciones de bienestar.
2. Retrasa el envejecimiento y reduce el apetito.
3. Aquellas personas que abrazan o son abrazadas con regularidad, se mantienen jóvenes más tiempo y se nutren del amor de las otras personas, en vez de sustituir dicho vacío con el amor — excesivo — por la comida.
4. Preserva en condición física los músculos de los brazos y los hombros.
5. No exige un ambiente en particular, ya que en todos sitios uno le puede otorgar un abrazo a una persona. esto crea la sensación de que todos somos parte de algo y beneficia, de manera general, el ánimo de la sociedad.
6. Es una medicina que alivia problemas físicos y emocionales. Un abrazo puede eliminarle una depresión a una persona y hacer que el sistema de inmunidad de la misma se fortalezca, haciéndola sentir más vibrante y quitándole la tendencia a enfermarse.
7. No tenga miedo a abrazar ni a hallarse intimidado por ello. Cuando lo tenga, pregúntese si existen personas en el mundo que no necesitan experimentar el contacto físico de sus seres queridos y, por sobre las demás cosas, que no quieren mostrar ese cariño ante los demás.
8. Recuerde que, a menudo, es más difícil saber recibir un abrazo que otorgarlo. Esto es porque un abrazo tiene un sorprendente efecto terapéutico -ya que produce un sentido de compañía- y, por lo general, nuestra sociedad ha querido, sobre todo en las últimas décadas, valorar el individualismo.
Fuente: ¿Cuáles son los beneficios de una abrazo?

¿Alguien sabe que es la oxitocina? Pues parece ser que abrazarse mimosamente durante unos instantes eleva el nivel de esta hormona tan beneficiosa para nuestro organismo. Esta hormona reduce el nivel de estrés y mejora la sensación de bienestar.

Por tanto, cada uno de nosotros, cambiando nuestra forma de saludarnos, usando el abrazo siempre que sea posible (y siempre es posible) podemos hacer del abrazo una nueva forma de salud y de energía.

El sentimiento inmerso en un abrazo está transcrito en un lenguaje universal. Comunica el corazón de humanos, animales, plantas e incluso el resto de entidades de nuestro universo. Porque también se puede abrazar la lluvia, el mar, las rocas, el sol…

Seamos el germen inicial de un virus que se extienda por todo el planeta. Abracemos y contagiemos el virus del abrazo a través de nuestro contacto físico.

Tocarnos es una de las claves para llevar la consciencia planetaria a un nivel superior: el amor por todas las cosas. Hasta ahora, nuestra consciencia se ha basado en el humo de la individualidad. A partir de ahora, se debería basar en el cuidado y la unión a través del contacto corporal.

Creo sólo en lo que puedo tocar, besar o darle un abrazo. El resto es solamente humo. (Edward Paul Abbey)

El arte del abrazo

El arte de un cariñoso abrazo


votar

La meta de la felicidad

Siete pasos para la felicidad

Siete pasos para la felicidad

Piensa menos, siente más.
Frunce el ceño menos, sonríe más.
Habla menos, escucha más.
Juzga menos, acepta más.
Mira menos, haz más.
Quéjate menos, aprecia más.
Teme menos, Ama más.

Como alguien dijo: si quieres comprender la palabra felicidad, tienes que entenderla como recompensa y no como fin. La felicidad es una compensación, no un objetivo.

Está claro que sentir, sonreír, escuchar, aceptar, hacer, apreciar y amar, serán monedas (las más valiosas e imprescindibles) en nuestra mochila existencial. Pero ¿cómo adquirimos esas monedas?

Podemos ir un poco más allá: ¿cuál es el fin? ¿cuál es la meta? ¿cuál es el objetivo? ¿cuál es la misión de nuestra existencia? Aquí es donde tocamos hueso.

Nuestra vida conlleva una misión. Incluso diría que ya estaba escrita desde antes de nacer. En nuestro corazón. Enterrada después de mucho tiempo de pensar demasiado y de sentir poco.

Me atrevería a decir que si nuestro corazón no se encuentra alineado con nuestra misión en esta vida, nuestra vida se llena de pensamientos ingratos, de mal humor, de conversaciones irrelevantes, de prejuicios insanos, de pasividad e inapetencia, de quejas y de miedos.

Así fue en mi caso. Un día descubrí que no era feliz. Aun teniendo todo aquello que me permitiría serlo, no era feliz.

Y la pregunta era insidiosa y recurrente ¿por qué no era feliz? Poco a poco, se me fue revelando que quizás no era feliz porque no tenía clara mi misión en esta vida. No disponía de suficiente luz en el camino.

Cuando se ha aclarado la meta, mi existencia se ha llenado de felicidad y de todas esas monedas que tanto había buscado: de sentimientos, sonrisas, ganas de escuchar, aceptar, actuar, agradecer y amar. Simplemente deseaba crecer.

Cuanto más alto coloque el hombre su meta, tanto más crecerá. (Friedrich Schiller)

votar

Siguiendo la pista de Can Masdeu

Can Masdeu

Can Masdeu: la opción de futuro

¿Hasta que punto rechazais los productos que componen la oferta de consumo?

Nos enfrentamos a estos dilemas constantemente y no pretendemos la pureza. Nuestra desbrozadora es de una multinacional alemana y no podemos comprar ordenadores de cooperativas y de comercio justo porque no existen. Sin embargo, cuando hay la opción de promover una economí­a solidaria y sostenible o de eludir las practicas depredadoras, pues nos lanzamos a ello.

Por ejemplo: comprando en cooperativas de producción ecológica, abriendo nuestras tienda gratis de ropa, reciclando, reutilizando y reparando (tenemos muchos almacenes y talleres para ello!), intercambiando con campesinos y artesanos, evitando viajes de pocos días a miles de kilómetros de distancia, colectivizando las compras fuera de los supermercados (lo que nos permite comprar a granel, con menos envoltorios, menos huella de carbono y menos intermediarios).

Hay muchas cosas, a distintas escalas, que se pueden hacer desde ahora mismo para cambiar nuestras prácticas de consumo. En este sentido, es interesante visitar la página web de la revista de consumo consciente: Opcions www.opcions.org

Fuente: Nuestras respuestas a las preguntas mas frecuentes en Can Masdeu

Can Masdeu: la casa de Dios

Hace un par de semanas tuvimos la oportunidad de visitar Can Masdeu, un enclave paradigma de la permacultura situado en Collserola, sierra colindante a la ciudad de Barcelona.

Como ultimamente me ocurre, fueron mi intuición y las casualidades quienes me impulsaron a visitarlo. La primera de las coincidencias se encuentra en mi propia esencia: Masdeu es un nombre de origen catalán que en castellano significa casa de Dios. Posteriormente otras “apariciones” casuales lo situaron en mi centro de atención/intuición.

La última fue cuando comprobé que los camaradas de Volvemos a Casa también la habían visitado. Entonces me dije: todo me pone en la pista (de tierra) que lleva a Can Masdeu. La visita es inexcusable.

Las preguntas más frecuentes

Cada domingo a las 12h se realiza una visita guiada a través de este enclave. Una persona de la comunidad realiza las labores de guía mientras los visitantes realizan todo tipo de preguntas relacionadas con el proyecto. En nuestra visita las preguntas fueron numerosas e interesantes.

Entre las preguntas más frecuentes recopiladas por la propia comunidad, me fijé en una (transcrita más arriba) que hace referencia a cómo la comunidad procura desligarse de las (redundantes) necesidades de consumo a las que nos obliga nuestra perentoria sociedad del dispendio.

Cada día que pasa tengo más claro que nuestra sociedad capitalista basada en un modelo de consumo desmesurado e incontrolado está abocada al fracaso. Vivimos como si nuestro planeta tuviera recursos infinitos pero, en cambio, los recursos son finitos. Este documento lo explica de forma clara y contundente.

Cada producto que consumimos y desechamos tiene un insignificante impacto sobre los recursos naturales y el cambio climático. Pero ciertas insignificancias multiplicadas por millones y millones de productos, se convierten en un problema significativo para todos los habitantes de este planeta azul, incluidos vegetales y animales.

El momento (para el futuro) es ahora

Necesitamos cultivar una consciencia activa, una que nos permita plantar (ya mismo) las semillas para los cambios futuros. El cambio de nuestro actual modelo de sociedad (deshumanizado, descontrolado, desterrado) clama al cielo.

Todo gran cambio cuesta de arrancar, pero solo se puede implementar a través de cada uno de nosotros, de nuestra responsabilidad para con el futuro.

En Can Masdeu tocan cada día con los pies a tierra… literalmente, pues cultivan los productos que les servirán de alimento. Intentan con perseverancia que ese concepto tan etereo denominado autosuficiencia se convierta en algo palpable, algo que respirar. En Can Masdeu se respiran sueños… se respira vida… se respira futuro.

El futuro pertenece a quienes creen en la belleza de sus sueños. (Eleanor Roosevelt)

El momento (para el futuro) es ahora

votar

El centro esencial: Rudolf Steiner

El centro esencial

The farther man moves away from the earth

Cuando a través de la meditación nos elevamos a lo que nos une con el Espíritu, aceleramos algo en nosotros que es eterno y no limitado por el nacimiento y la muerte.

Una vez que hemos experimentado esta parte eterna en nosotros, ya no podemos dudar de su existencia.

La meditación es, por lo tanto, la manera de conocer y contemplar lo eterno, indestructible, el centro esencial de nuestro Ser.
Autor: Rudolf Steiner
Fuente: Sabiduría de los Maestros

Ciertas coincidencias e intuiciones de mi existencia apuntan de forma ostentosa a este hombre/nombre: Rudolf Steiner. Tengo la intuitiva certeza de que en alguna vida anterior debí estar, de alguna forma, relacionado con él. La relación se me escapa. Algún tipo de seguidor, me imagino.

Rudolf Steiner y la antroposofía

Rudolf Steiner

Rudolf Steiner

Rudolf Steiner vivió entre finales del siglo XIX y principios del XX. Fue un gran maestro espiritual (científico, filósofo, pedagogo, artista y místico) y el fundador de la antroposofía, una disciplina definida por el mismo de la siguiente forma:

La antroposofía es un sendero de conocimiento que quisiera conducir lo espiritual en el hombre a lo espiritual en el universo. Pueden ser antropósofos quienes sienten determinadas cuestiones sobre la esencia del hombre y del mundo como una necesidad tan vital como la que se siente cuando tenemos hambre y sed. (Fuente: Wikipedia)

Rudolf Steiner fue uno de esos pocos hombres de la historia de la humanidad capaces de integrar en una única visión una multitud de disciplinas de la sabiduría/espiritualidad del ser humano. Como anteriormente hicieron Aristóteles, Leonardo da Vinci y Goethe. De hecho, se cree que el propio Rudolf Steiner fue una reencarnación de Aristóteles.

Rudolf Steiner y el color

Steiner estimó que la imagen, el color, un arte visual, son una forma esencial de expresión del pensar y de hondas vetas de la intuición. Su ponderación trascendente del color provenía de una reflexión sobre la Teoría del color de Goethe. Y las imágenes coloridas son el modo como Steiner plasmó parte de sus dotes como pedagogo y hechizante conferencista. En multitud de conferencias, recurrió a tizas de variados colores y a la pizarra negra para expresar de una manera sensitiva y visual el ritmo metafísico de su pensar. (Fuente: Las pizarras mágicas de Rudolf Steiner)

Chakras en Reiki

Canales energéticos

Curiosamente(?) los tres personajes nombrados anteriormente (Aristóteles, Leonardo da Vinci y Goethe) nos legaron su inquietud por la imagen, el arte visual… y el color. Asimismo existe lo que se denomina una Teoría del color fundada por Goethe. Esta curiosa conexión entre estos tres personajes y Rudolf Steiner es, al menos, significativa.

Intuyo que los colores son una parte importante en nuestra existencia. Cuando la luz atraviesa un prisma, nos muestra su naturaleza intrínseca de una forma diferente. Un espectro en el cual destacan seis colores: rojo, naranja, amarillo, verde, azul y violeta. Diferentes frecuencias de onda, diferentes niveles energéticos.

Rudolf Steiner y el centro esencial

Rudolf Steiner buscó con perseverancia caminos que nos condujeran al centro esencial de nuestro Ser. Intentó aglomerar y hermanar una gran parte de las tradiciones espirituales de la humanidad. Pero supo con certeza que el camino no lo acabaría él. Todos los caminos de esta índole acaban en épocas futuras. Siempre en transito hacia la próxima época.

En la Ciencia Espiritual trabajamos en el sentido de preparar la próxima época; pues sin la nuestra, tampoco podría haber la próxima época. (Rudolf Steiner)

votar

Diez mil visitas: diez mil gracias

Un paciente deseoso de visitas

Un paciente (dese)oso de visitas

De vez en cuando reviso las estadísticas de este blog. Me agrada seguir su evolución, las entradas que tiene más éxito…

En la última revisión pude comprobar que durante el pasado mes de mayo Rojo Transitorio ¡superó las 10.000 visitas por mes! Obvia decir que me alegré mucho. La progresión me continua sorprendiendo gratamente.

Progreso de Rojo Transitorio

Progreso de Rojo Transitorio

Agradecer, de nuevo, la visita de todos aquellos que se acercan por nuestro espacio. Los autores de este blog somos pacientes necesitados de vuestra atención. Por ello, cada vez que transitais por aquí, el regocijo rellena las rojas gotas de sangre que circulan por nuestros corazones. Unos corazones cada vez más rebosantes de salud, cada día más deseosos de compartir alegría.

Saludable es al enfermo la alegre cara del que le visita. (Fernando de Rojas)

votar

La catedral de Justo Gallego

La catedral de Justo Gallego

La catedral de Justo Gallego

Me llamo Justo Gallego. Nací en Mejorada del Campo el 20 de septiembre de 1925. Desde muy joven sentí una profunda fe cristiana y quise consagrar mi vida al Creador. Por ello ingresé, a la edad de 27 años, en el monasterio de Santa María de la Huera, en Soria, de donde fui expulsado al enfermar de tuberculosis, por miedo al contagio del resto de la comunidad. De vuelta en Mejorada y frustrado este primer camino espiritual, decidí construir, en un terreno de labranza propiedad de mi familia, una obra que ofrecer a Dios. Poco a poco, valiéndome del patrimonio familiar de que disponía, fui levantando este edificio. No existen planos del mismo, ni proyecto oficial. Todo está en mi cabeza. No soy arquitecto, ni albañil, ni tengo ninguna formación relacionada con la construcción. Mi educación más básica quedó interrumpida al estallar la Guerra Civil. Inspirándome en distintos libros sobre catedrales, castillos y otros edificios significativos, fui alumbrando el mío propio. Pero mi fuente principal de luz e inspiración ha sido, sobre todo y ante todo, el Evangelio de Cristo. Él es quien me alumbra y conforta y a él ofrezco mi trabajo en gratitud por la vida que me ha otorgado y en penitencia por quienes no siguen su camino.

Llevo cuarenta y dos años trabajando en esta catedral, he llegado a levantarme a las tres y media de la madrugada para empezar la jornada; a excepción de algunas ayudas esporádicas, todo lo he hecho sólo, la mayoría de las veces con materiales reciclados… Y no existe fecha prevista para su finalización. Me limito a ofrecer al Señor cada día de trabajo que Él quiera concederme, y a sentirme feliz con lo ya alcanzado. Y así seguiré, hasta el fin de mis días, completando esta obra con la valiosísima ayuda que ustedes me brindan. Sirva todo ello para que Dios quede complacido de nosotros y gocemos juntos de Eterna Gloria a Su lado.

Religiones y espiritualidad

Quienes me conocen saben que no soy religioso. Para mi, la religión (utilizando un simil deportivo) sería como enfundar una camiseta de fútbol a la espiritualidad.

Cuando tal cosa ocurre, nos convertimos en seguidores de un equipo de futbol o de otro, dependiendo de la camiseta que vistamos.

Pues yo he decidido (ya hace tiempo que lo decidí) ir al desnudo, sin camiseta. Todas las camisetas que he observado ofrecen aspectos interesantes, pero advierto que son sólo eso: camisetas.

Prefiero jugar al fútbol sin camiseta. Prefiero que mi espiritualidad beba de la fuentes más puras de todas las religiones, sin fanatismos ni dependencias.

Cúpula de la Catedral de Justo Gallego

Cúpula de la Catedral de Justo Gallego

Una catedral

Planta de la Catedral de Justo Gallego

Planta

Cuando visité por última vez Madrid, mi hermano insistió que debíamos acercarnos a una catedral que había construido cierto hombre de nombre Justo Gallego. Que era algo digno de ser visto.

Me quedé pensativo… ¿una catedral? Pensé poco después en aquello que apuntó el mismo Paulo Coelho referente al sentido de la vida: el sentido de la vida es ofrecer una catedral al mundo.

Sin dudarlo mucho, accedí y ambos nos dirijimos a una pequeña población cercana a Madrid: Mejorada del Campo. Y sí, cuando llegamos, me quedé atónito… ¡¡vaya catedral!!

Después, ya en su interior, pude leer la introducción que aparece más arriba… y pude sentirme inmerso en aquella construcción, fruto de la fe y la tenacidad de un hombre que soñó con crear una gran obra y ofrecer su trabajo de cada día a Dios.

No voy a negar que la visité con mucho mimo, explorando sus rincones, revisándo sus detalles, sintiéndome algo pequeño en su interior… y me conmovió profundamente.

Yo no sé si, después de un ladrillazo en la cabeza, podría demostrar el amor y la perseverancia que demostró y ha demostrado Justo Gallego, pero puedo asegurar que admiro a ese hombre. Respeto profundamente su espiritualidad. Él ha ofrecido una catedral a su existencia y al mundo.

A veces la vida te pegará en la cabeza con un ladrillo. Pero no pierdas la fe. (Steve Jobs)

Simon Jeffes, a las puertas de su catedral: el movimiento perpetuo

votar

I Ching: el libro de las mutaciones

Tao Te Ching, I Ching, juntos

Tao Te Ching, I Ching, juntos

Estuve sentado durante horas bajo un peral centenario, manteniendo el I CHING junto a mí, mientras practicaba su técnica, relacionando los oráculos resultantes con otros, en un intercambio de preguntas y respuestas.

Salieron a la luz toda clase de resultados de innegable importancia, en significativa concordancia con mi propio proceso mental, hasta un extremo que ni yo mismo podía explicarme.
Extracto de Recuerdos, sueños y pensamientos, Carl Gustav Jung

I Ching el libro de las mutaciones

I Ching

Después de leer esta breve referencia de Carl Gustav Jung, me quedé más convencido… el I Ching parecía apuntar en la buena dirección.

Cierto blog vecino en mi red de inspiraciones, susurró un par de veces este nombre a través de sus comentarios en Rojo Transitorio: I Ching. Sólo ver estas palabras escritas, ya me llamaron la atención. Hay palabras que, sin entender muy bien porqué, provocan gritos de nuestro inconsciente a la intuición. Atraen nuestra atención de forma magnética.

Tras buscar una referencia fiable a través de mi blog vecino, no lo dudé y me hice con una copia de I Ching, el libro de las mutaciones de Richard Wilhelm. Según los entendidos, esta obra es la mejor referencia para una profunda comprensión/interpretación de los hexagramas del I Ching.

El procedimiento

Voy a transcribir el método, tal como yo lo he aplicado, a partir de los apuntes que encontré en esta página. Tal como se apunta allí, pedir consejo a un oráculo no es un juego, o sea que se debe consultar de forma solemne.

El método consiste en hacerse con tres monedas, plantear una pregunta, realizar los lanzamientos e interpretar el resultado con la referencia de Richard Wilhelm.

Las tres monedas

Yo elegí tres monedas cualesquiera de mi cartera y decidí asignarles la capacidad de jugar un papel ciertamente importante en mi vida: el de consejeras (que no administradoras) de mi destino. Posteriormente (si no se dispone de las monedas chinas originales) se tiene que asignar un valor a cada cara de la moneda. Yo asigné el siguiente:

yin, escritura, anverso, cara, lado nacional: 2
yang, no escritura, reverso, cruz, lado que indica el valor de la moneda: 3

Les asigné este valor, pero podría haber sido el contrario. Lo importante es que tú se lo asignes. Evidentemente, después no se puede cambiar.

Este valor se utilizará posteriormente para sumar el valor de una tirada. Por ejemplo, si lanzamos las tres monedas (a la vez) y salen dos anversos y un reverso, el valor de la tirada es: 2+2+3=7. Adviértase que el valor mínimo obtenido puede ser 6 y el máximo 9.

La pregunta

Creo que aquí esta la clave en lo referente a la capacidad de vaticinio del método. Las preguntas tienen que ser formuladas en forma de consejo personal: ¿Está bien si hago ésto (o lo otro)? ¿Es correcto si sigo este camino?

Sería imprescindible transcribirla en algún medio (papel…) y adjuntar (si es posible) alguna imagen que nos permita aumentar la capacidad de visualizar la pregunta en cuestión. Después veremos el porqué.

A continuación realizaremos los seis lanzamientos, anotando por orden el resultado de cada uno (es decir, la suma de los valores asignados a cada cara)

El lanzamiento

Mientras realizamos cada uno de los seis lanzamientos debemos sentir la pregunta de una forma viva y presente.

Sentir implica concentrarse en ella, con el pensamiento y con la emoción. Por tal razón, antes he apuntado que (si es posible) se utilice una imagen que permita una profunda evocación de la pregunta. Ya se sabe que una imagen vale más que mil palabras.

La interpretación

Una vez se disponga de los seis valores obtenidos, se puede utilizar el formulario en la página referenciada anteriormente para obtener como resultado uno o dos hexagramas. En el caso de que sólo sea uno, la respuesta es tajante. Si se tratara de dos, el segundo indicará la evolución futura.

Con el identificador del hexagrama resultante, ya podemos dirigirnos al libro de Richard Wilhelm (o a alguna otra página que lo transcriba de forma fiel) e interpretar con sumo interés y cuidado su significado. Los significados son poéticos y metafóricos de forma que es necesaria una lectura atenta e incluso reiterada.

Mi experiencia

Puedo asegurar que mi primera (y hasta ahora única) experiencia con este método me ha dejado, como a Jung, perplejo y atónito. Y cada vez que analizo las circunstancias circundantes y releo el significado de los dos hexagramas resultantes de aquella consulta, no puedo menos que sorprenderme aun más.

Demasiadas casualidades, demasiadas coincidencias, y ya sabéis que yo no creo ni en las casualidades ni en las coincidencias.

El consejo era referente a una cuestión que me persigue desde principios de año. Una de aquellas en la cual el corazón te dicta una cosa y la razón te recrimina por seguir el dictado de los sentimientos.

Los hexagramas resultantes me aconsejaron que es propicia la perseverancia (viento sobre agua) y que no hace falta buscar, que siendo veraz con lo que me dicta el corazón, el camino aparecerá (agua sobre agua). Los hexagramas se alinearon con mi corazón, con el dictado de mis sentimientos.

El agua de lluvia no busca un camino, simplemente lo encuentra. Fluye por él sin realizar ningún esfuerzo, ininterrumpidamente. Y tras un largo recorrido por montañas, lagos y ríos, alcanza su más profundo e íntimo templo. El agua de lluvia soñó, mientras caía, un dulce abrazo con la sal de la vida. El agua de lluvia se imaginó riendo, deviniendo lágrimas del futuro. El agua de lluvia es la semilla de las bellas lágrimas por venir.

El sueño es la pequeña puerta escondida en el más profundo y más íntimo santuario del alma. (Carl Gustav Jung)

votar

El sentido de la vida

El sentido de la vida según Paulo Coelho. Subtítulos (CC) en castellano

¿Cuál es nuestra misión en esta vida? No busquemos la respuesta en el exterior. Observemos en nuestro interior. Centrémonos en nuestro corazón. ¿Qué nos dice?

La semilla: un sueño

Todo sentido de la vida tiene en su inicio un sueño: esa es la semilla de toda obra que deseemos ofrecer al mundo. Y tales semillas suelen crecer en los mundos de la imaginación.

Desgraciadamente, a veces, ese sueño anda enterrado bajo capas de apatías, miedos y frustraciones. Pero un sueño es un sueño y siempre estará ahí. Si cavamos lo suficientemente profundo en nuestro corazón, reaparecerá.

En tal caso, si el sueño se encuentra cerca de su superficie vital, nuestra existencia, podremos escuchar con nitidez como retumba, como se repite con una intensidad cada vez más evidente. Nuestro corazón nos habla. En ocasiones, chilla con voz alta y clara. Los latidos de nuestro sueño son audibles incluso desde la mismísima vigilia.

Y nuestro sueño cristalizará gracias a la fe y a la valentía que vertamos en él. La fe y la valentía nos permiten creer en algo de naturaleza eterea, mientras la pertinaz razón nos murmura que no es posible.

El alimento: el amor

Una vez tengamos claro cuál es nuestro (verdadero) sueño tenemos que alimentarlo con amor. Porque el amor por aquello que hacemos rellena nuestra labor de una sana alegría que nos desborda y se transmite a los que nos acompañan en la consecución de nuestro objetivo vital.

Tal como apunta Coelho, no se trata de un amor romántico, ni siquiera de uno fraternal o maternal/paternal. Hablamos de una pasión y un entusiasmo capaces de alumbrar nuestro sueño en los momentos de mayor oscuridad. Una energía que hace brillar y reír el astro celeste que ilumina nuestro camino. Un amor y un respeto por todas las cosas: las pequeñas y las grandes, las que nos indignan y las que nos ilusionan.

La labor: la perseverancia

La elaboración de nuestro sueño nos requiere al 100% y nos obliga a la perseverancia. Sin perseverancia (y sin amor) no podemos invocar a la (buena) suerte. Pero no se trata de un azar, se trata de una suerte que permite crear las condiciones para transmutar nuestro sueño en realidad. Con ambos ingredientes, y de forma sorprendente, esas circunstancias de incierto origen serán atraídas a nuestra vida.

El verdadero alquimista, aquel que consigue que el universo conspire a su favor, sabe que la perseverancia y el amor son fundamentales para esa alquimia que extiende los límites de nuestro corazón y abraza el corazón del universo.

El fruto: una catedral ofrecida al mundo

Como resultado de la semilla, del alimento y de la labor, obtendremos el fruto más precioso: nuestra catedral, aquella que ofrecemos a nuestra vida, y al mundo. Esa catedral puede tomar una multitud de apariencias pero, en cualquier caso, conforma el verdadero sentido de nuestra vida.

El sentido de mi vida ha estado largo tiempo enterrado, pero ya puedo sentir sus latidos cerca de mi superficie. Mi catedral, aquella que ofreceré a mi vida, son los cuentos del futuro. Unos cuentos que desean, a su vez, plantar semillas en cada una de las personas que los lean. Semillas que permitan a la humanidad soñar, imaginar y construir un futuro diferente, uno responsable y respetuoso. El fruto de la convicción presente es el futuro soñado.

Si se siembra la semilla con fe y se cuida con perseverancia, sólo será cuestión de tiempo recoger sus frutos. (Thomas Carlyle)

Una catedral: Santa Maria del Mar

Una catedral: Santa María del Mar (Barcelona)

votar

Cambio climático: una evidencia


Hoy, estoy aquí para discutir el calentamiento global, el mayor desafío ambiental al que se enfrenta el planeta. Así que permítanme explicar la gravedad del problema. En pocas palabras: el combustible que usamos de energía para nuestras casas, nuestros coches, y nuestras empresas está provocando que la Tierra se caliente más rápido de lo que nadie esperaba.

Los primeros siete meses de este año, y las tres últimas décadas, fueron los más cálidos de los Estados Unidos desde que empezaron a registrarse en 1895. Y la temperatura de la Tierra ha subido al punto más alto de los últimos 12.000 años.

Un consenso científico se ha forjado. Existe un amplio acuerdo de que la Tierra sólo se pondrá más y más caliente.

[…]

Si actuamos ahora y los mayores aumentos de temperatura se reducen de 1 a 2 grados centígrados para finales de este siglo, los daños – aunque importantes – serán manejables. Pero si no actúan, y aumenta el calentamiento de 5 a 9 grados a finales de este siglo, los daños serán catastróficos e irreversibles.

[…]

Cada uno de nosotros se enfrenta a una elección: una elección que tendrá repercusiones no sólo para nuestro futuro, sino para el futuro de nuestros hijos y nietos. ¿Seguimos con una actitud de negocios como de costumbre? ¿O hacemos los cambios necesarios para evitar una catástrofe?

[…]

La elección es clara. Es hora de dejar de hablar y comenzar a actuar.
Discurso de la senadora Dianne Feinstein en Retóricas (Los Ángeles, Octubre de 2006)

Una realidad demasiado tozuda

El video de arriba es una pequeña delicia que nos permite reflexionar sobre el cambio climático. Hemos tratado mal a la abuela grillo. Algunos, inconscientes, con poco poder y sin mucha maldad, haciéndola entristecer y vagar por otros lares. Otros, depredadores, con un gran poder y una gran perversidad, explotándola hasta enfurecerla y provocar explosiones de rabia…

Yo ya tengo una edad y empiezo a darme cuenta de que el clima ha cambiado de forma notable desde que era un niño. Entonces no hacía tanto calor como hace ahora, ni la distribución de las lluvias era tan extrema como lo es ahora. Y estamos hablando de hace unos treinta y cinco años.

Un cambio climático que, por desgracia, es ya demasiado perceptible en nuestra vida cotidiana. La evidencia es demasiado real como para cerrar los ojos o mirar hacia otra parte.

Evidencias del cambio climático

Evidencias del cambio climático

Diez efectos del cambio climático sobre nuestra salud

Aquí tenéis diez datos suministrados por la Organización Mundial de la Salud sobre el cambio climático y sus efectos en la salud de las personas que compartimos este planeta.

A nosotros, afortunados habitantes del primer mundo, nos afecta en la forma de un tiempo climatológico más o menos hostil: una nimiedad. Pero el efecto de este cambio en el resto del mundo es mucho más preocupante.

Quizás sea egoista que fijemos la atención en los efectos que el cambio climático pueda tener sobre nuestra propia salud (sin ni siquiera pensar en la salud de las generaciones posteriores, o la del resto de seres vivos del planeta) pero, como es evidente, la especie humana es la más egoista de todas las especies que habitan nuestro pequeño planeta azul.

1. Gases de efecto invernadero

A lo largo de los últimos 50 años, las actividades humanas, y en particular la combustión de combustibles fósiles, han liberado cantidades de dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero suficientes para afectar al clima mundial. La concentración atmosférica de dióxido de carbono, gas que atrapa más calor en las capas bajas de la atmósfera, ha aumentado en más de un 30% desde los tiempos anteriores a la revolución industrial. Los consiguientes cambios del clima mundial conllevan una serie de riesgos para la salud, tales como el aumento de la mortalidad por las temperaturas extremadamente elevadas o el cambio de la distribución de las enfermedades infecciosas.

2. Fenómenos meteorológicos extremos

Del ecuador a los polos, el clima y la meteorología tienen grandes repercusiones directas e indirectas en la vida humana. Los fenómenos meteorológicos extremos, como las grandes lluvias, las inundaciones o los huracanes como el que arrasó Nueva Orleáns (EE.UU.) en agosto de 2005, ponen en peligro la salud y destruyen propiedades y medios de subsistencia. En la última década del siglo XX, los desastres naturales relacionados con las condiciones meteorológicas produjeron aproximadamente 600.000 muertes en todo el mundo, el 95% de ellas en países pobres.

3. Temperaturas récord

Las variaciones meteorológicas intensas a corto plazo también pueden afectar gravemente a la salud, causando estrés térmico o un frío extremo (hipotermia) y provocar el aumento de la mortalidad por enfermedades cardiacas y respiratorias. Unos estudios recientes parecen asociar las temperaturas récord alcanzadas en el verano de 2003 en Europa Occidental, con las 70.000 muertes más en el mismo periodo de años anteriores.

4. Variación de partículas aéreas

El aumento de la temperatura global modifica los niveles y la distribución estacional de partículas aéreas naturales (por ejemplo, el polen) y pueden provocar el asma. Hay aproximadamente 300 millones de personas con asma y se teme que el alza en la temperatura eleve el número de personas con dicha enfermedad.

5. Elevación del nivel del mar

La elevación del nivel del mar, otra consecuencia del calentamiento global, aumenta el riesgo de inundación de las costas y podría causar desplazamientos de población. Más de la mitad de la población mundial vive en una franja costera de 60 km de ancho. Además de producir directamente lesiones y muertes, las inundaciones pueden aumentar el riesgo de infecciones transmitidas por el agua y por vectores. Los desplazamientos de la población pueden aumentar las tensiones y el riesgo de conflictos.

6. Variabilidad de precipitaciones

El aumento de la variabilidad de las precipitaciones puede poner en riesgo el suministro de agua dulce. La escasez de agua afecta ya a un 40% de la población mundial. La falta de agua y su mala calidad pueden poner en peligro la salud y la higiene, con el consiguiente aumento del riesgo de enfermedades diarreicas (causa de la muerte de 2,2 millones de personas cada año), de tracoma (una infección ocular que puede producir ceguera) y otras enfermedades.

7. Escasez de agua

La escasez obliga a las personas a transportar el agua desde lugares alejados y a almacenarla en sus casas. Esto puede aumentar el riesgo de contaminación del agua y de las consiguientes enfermedades, además de servir de criadero de mosquitos que son vectores de enfermedades debilitantes como el paludismo o el dengue.

8. Enfermedades transmitidas por el agua

Las condiciones climáticas influyen en las enfermedades transmitidas por el agua y por vectores como los mosquitos. Las enfermedades sensibles al clima se encuentran entre las principales causas de muerte. La diarrea, el paludismo y la malnutrición proteino-calórica produjeron más 3 millones de muertes en 2004, de las cuales más de un tercio se registraron en África.

9. Malnutrición

La malnutrición es la causa de millones de muertes anuales, tanto por la falta de nutrientes suficientes para mantener la vida como por el aumento de la vulnerabilidad a enfermedades respiratorias y enfermedades infecciosas como el paludismo o la diarrea. Se prevé que el aumento de la temperatura del planeta y de la variabilidad de las precipitaciones reduzca las cosechas en muchas regiones tropicales en desarrollo donde la seguridad alimentaria ya es un problema

10. Beneficios de reducir la emisión de gases

Las medidas para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero o atenuar las repercusiones sanitarias del cambio climático pueden tener otros efectos positivos en la salud. Por ejemplo, el fomento del uso del transporte público y de los medios de desplazamiento activos (la marcha o la bicicleta) como alternativa a los vehículos privados podría reducir las emisiones de dióxido de carbono y mejorar la salud pública. Además de reducir las lesiones relacionadas con el tránsito, también reduciría la contaminación del aire y las enfermedades respiratorias y cardiovasculares asociadas. El aumento de la actividad física, puede reducir las tasas generales de mortalidad.

La naturaleza no hace nada en vano. (Aristóteles)

Cambio climático

Cambio climático


votar

A %d blogueros les gusta esto: