La meta de la felicidad

Siete pasos para la felicidad

Siete pasos para la felicidad

Piensa menos, siente más.
Frunce el ceño menos, sonríe más.
Habla menos, escucha más.
Juzga menos, acepta más.
Mira menos, haz más.
Quéjate menos, aprecia más.
Teme menos, Ama más.

Como alguien dijo: si quieres comprender la palabra felicidad, tienes que entenderla como recompensa y no como fin. La felicidad es una compensación, no un objetivo.

Está claro que sentir, sonreír, escuchar, aceptar, hacer, apreciar y amar, serán monedas (las más valiosas e imprescindibles) en nuestra mochila existencial. Pero ¿cómo adquirimos esas monedas?

Podemos ir un poco más allá: ¿cuál es el fin? ¿cuál es la meta? ¿cuál es el objetivo? ¿cuál es la misión de nuestra existencia? Aquí es donde tocamos hueso.

Nuestra vida conlleva una misión. Incluso diría que ya estaba escrita desde antes de nacer. En nuestro corazón. Enterrada después de mucho tiempo de pensar demasiado y de sentir poco.

Me atrevería a decir que si nuestro corazón no se encuentra alineado con nuestra misión en esta vida, nuestra vida se llena de pensamientos ingratos, de mal humor, de conversaciones irrelevantes, de prejuicios insanos, de pasividad e inapetencia, de quejas y de miedos.

Así fue en mi caso. Un día descubrí que no era feliz. Aun teniendo todo aquello que me permitiría serlo, no era feliz.

Y la pregunta era insidiosa y recurrente ¿por qué no era feliz? Poco a poco, se me fue revelando que quizás no era feliz porque no tenía clara mi misión en esta vida. No disponía de suficiente luz en el camino.

Cuando se ha aclarado la meta, mi existencia se ha llenado de felicidad y de todas esas monedas que tanto había buscado: de sentimientos, sonrisas, ganas de escuchar, aceptar, actuar, agradecer y amar. Simplemente deseaba crecer.

Cuanto más alto coloque el hombre su meta, tanto más crecerá. (Friedrich Schiller)

votar

Acerca de xavier

No hay nada nuevo bajo el sol

Publicado el junio 22, 2012 en Artículos y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. 5 comentarios.


  1. Ahora que te sabes feliz, que disfrutas de esa recompensa llamada felicidad no la pierdas de vista. Que la luz guíe tus pasos, sobre todo cuando anochezca y te encuentres perdido en el medio del bosque.

    Desde aquí toda mi alegría para que RT siga subiendo colores. Quizás añadas un 8 🙂

    Abrazos X.

    • quiero llenar mi vida de colores, incluso más de 8 🙂

      hasta que no he aclarado mi verdadera vocación en esta vida, no he comenzado a sentir el camino hacia la paz,
      siento que tengo algo que expresar/transmitir, con el objetivo de aportar mi pequeño (y humilde) grano de arena a una época de transformación que se avecina

      y presiento que ese camino es irreversible… he vivido media vida perdido/sumido en la oscuridad, ahora toca vivir la otra media guiado/imbuido por la luz de una estrella cercana: un poderoso sol sin titubeos, valiente, entregado a su vocación

      Abrazos P.

  2. Pues que quieres que te diga, que estoy totalmente de acuerdo con estas premisas. Besos
    Ana

  1. Pingback: Fin de ciclo: hasta siempre « Rojo Transitorio

A %d blogueros les gusta esto: