Los latidos del agua

Rodando a goterones solos,
a gotas como dientes,
a espesos goterones de mermelada y sangre,
rodando a goterones,
cae el agua,
como una espada en gotas,
como un desgarrador río de vidrio,
cae mordiendo,
golpeando el eje de la simetría, pegando en las costuras del
alma,
rompiendo cosas abandonadas, empapando lo oscuro.

Solamente es un soplo, más húmedo que el llanto,
un líquido, un sudor, un aceite sin nombre,
un movimiento agudo,
haciéndose, espesándose,
cae el agua,
a goterones lentos,
hacia su mar, hacia su seco océano,
hacia su ola sin agua.

Veo el verano extenso, y un estertor saliendo de un granero,
bodegas, cigarras,
poblaciones, estímulos,
habitaciones, niñas
durmiendo con las manos en el corazón,
soñando con bandidos, con incendios,
veo barcos,
veo árboles de médula
erizados como gatos rabiosos,
veo sangre, puñales y medias de mujer,
y pelos de hombre,
veo camas, veo corredores donde grita una virgen,
veo frazadas y órganos y hoteles.

Veo los sueños sigilosos,
admito los postreros días,
y también los orígenes, y también los recuerdos,
como un párpado atrozmente levantado a la fuerza
estoy mirando.

Y entonces hay este sonido:
un ruido rojo de huesos,
un pegarse de carne,
y piernas amarillas como espigas juntándose.
Yo escucho entre el disparo de los besos,
escucho, sacudido entre respiraciones y sollozos.

Estoy mirando, oyendo,
con la mitad del alma en el mar y la mitad del alma
en la tierra,
y con las dos mitades del alma miro al mundo.

y aunque cierre los ojos y me cubra el corazón enteramente,
veo caer un agua sorda,
a goterones sordos.
Es como un huracán de gelatina,
como una catarata de espermas y medusas.
Veo correr un arco iris turbio.
Veo pasar sus aguas a través de los huesos.

Poema Agua sexual de Pablo Neruda

El sexo es un intercambio de fluidos acuosos de diferente naturaleza… y se convierte en algo sublime cuando uno de los líquidos intercambiados entre quienes lo comparten son las lágrimas.

En tal caso, el sexo deviene sagrado, paradisiaco. Las lágrimas invertidas suben hasta la superficie y producen círculos perfectos, completamente cerrados.

Estoy bajo el agua y los latidos de mi corazón producen círculos en la superficie. (Milan Kundera)

Latidos en el agua

El resultado de los latidos en el agua

votar

Acerca de xavier

No hay nada nuevo bajo el sol

Publicado el mayo 27, 2012 en Reseñas y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. 6 comentarios.

  1. algo escribí una vez inspirado en este poema de Neruda, a mi estilo y con mis propios pensamientos internos para definir a gotasmar… asi que decirte sobre ello, que es una prolongación de la intensidad de una gota en si misma, que no es nada pero puede ser algo intenso si se mira con el alma ausentando toda emoción negativa de alrededor al sentirse empapado con su roce ….

    el mar sería menos si le faltara una sola gota- lo decia Teresa de Calcuta

    un beso xavier.. es genial leerte siemrpe niño

  2. Darle al agua un componente sexual, me parece maravilloso. Neruda es un maestro en la poesía. Tú te le acercas.
    Besos
    Ana

  3. Buscando círculos perfectos… utópica armonía sideral. Somos seres convexos…

    • ¿El agua es concava o convexa? ambas cosas… el agua forma arcos, arquea sus lineas… en un sentido y otro
      las armonías siderales existen, yo creo en ellas

A %d blogueros les gusta esto: