Quantic love: resolviendo la ecuación del amor

Quantic Love

Quantic Love

Mientras la azafata daba unas indicaciones de seguridad a las que nadie atendía, en mi interior volví a escuchar la voz suave y serena de mi padre:

—Mantén los ojos bien abiertos, Laila. Vas a vivir una experiencia única en el centro de investigación más importante de Europa. Pon tus manos a trabajar en esa cafetería, pero con tu mirada lejos en el horizonte.

—Papá, que solo me voy tres meses… —había protestado.

Luego le había dado un cálido abrazo. Sabía exactamente qué venía a continuación. Me repetía aquella fábula oriental desde que yo había cumplido los catorce. Y de eso hacía ya cuatro años…

—¿Recuerdas la historia del cazador que encontró Shambhala mientras perseguía un ciervo? Al ver que se habían abierto las puertas del paraíso tibetano, el guardián le invitó a pasar, pero el cazador quiso volver a buscar a su familia. Cuando regresó, la montaña se había cerrado, pues las puertas de Shambhala se abren una sola vez en la vida para cada uno. Cada oportunidad es única, Laila, y si no la aprovechas, te sucederá como al cazador, que tuvo que seguir persiguiendo ciervos el resto de su existencia.
Extracto del primer capítulo de Quantic Love (Sonia Fernández-Vidal)

El libro

Ya conocía a la autora de esta novela, Sonia Fernández-Vidal, a través de su primera obra: La puerta de los tres cerrojos. Aquel primer contacto me dejó huella, me gustó, aunque solo se tratara de una novela de divulgación científica para jovencitos. Y lo hizo porque explicaba asuntos de los cuales mi intuición estaba (y continua estando) sedienta.

Así que cuando apareció su segunda novela, Quantic Love, no lo dudé mucho. Me descargué el primer capítulo que ponía a nuestra disposición la editorial y lo devoré en un santiamén. Me enganchó… Me quedó especialmente grabado en la memoria el texto reproducido más arriba. La referencia a las puertas de Shambhala aparece en el primer capítulo y en el último. Cierra un circulo… y ya se sabe que todos los círculos suelen ser perfectos.

Mientras que su primer libro era mucho más divulgativo (estaba más clara la edad de la audiencia) este segundo roza los aspectos de la física cuántica de una forma mucho más colateral. En ese sentido, me sentí algo decepcionado. Quizás esperaba mucho más alimento para mi intuición cuántica.

En cambio, la autora ha ganado en capacidad narrativa. En mantener la atención a través de un relato que se lee con facilidad. No espereis letras brillantes ni poesía de aquella que quita el hipo, pues no la encontrareis aquí. Pero si os gustan los relatos sencillos y enternecedores, éste es vuestro libro.

La ecuación del amor

Quantic Love

La ecuación del amor

Por otro lado, esta novela, en su portada, promete resolver la eterna ecuación del amor. Supongo que ponerlo en la portada del libro (espectacular estrategia de marketing…) fue idea de algún clarividente empleado de la editorial.

Aun así, después de acabar de leer la novela, reconozco que me dio alguna pista sobre la resolución de la ecuación. Pero quizás no la ecuación del amor, si no más bien la ecuación del enamoramiento, una ligeramente diferente. Porque todos sabemos(?) que existe una ligera diferencia entre el enamoramiento y el amor ¿o no?

Puede existir enamoramiento y después amor… enamoramiento y después falta de amor, incluso amor sin enamoramiento. La opción que no se contemplaría sería la de falta de amor sin enamoramiento… aunque de todo hay en los campos de nuestro Señor.

El enamoramiento es un estado en el cual nuestro cuerpo sufre un colapso químico. Nuestro sistema endocrino y sus glándulas comienzan a funcionar desbocadas para fijar nuestra atención y precipitarnos sobre el ser que nos ha enamorado. Los angloparlantes han sabido definirlo mejor: falling in love (caer en el amor). Se nota que son gente más pragmática que nosotros, que lo hemos puesto todo en el mismo saco.

Y este libro sí que ayuda a comprender ligeramente los extraños vericuetos del enamoramiento. El enamoramiento es como una caída, una vertical, sin fin. Una caída en la cual, si somos afortunados, una de las fuerzas más débiles y poderosas del universo, la gravitatoria, nos colocará en órbita alrededor de cierto cuerpo celestial, sin entender ni siquiera muy bien porqué.

Por tanto, si tenemos algo de suerte y se alinean todas las circunstancias, aquel otro cuerpo celestial se mantendrá ligado a nosotros de la misma forma. Se formará un sistema binario, astronomicamente hablando. Ninguno de los dos objetos celestiales será engullido ni repelido por el otro. En ese caso, y solo en ése, se abrirán las puertas de Shambhala.

Y para estar total, completa, absolutamente enamorado, hay que tener plena conciencia de que uno también es querido, que uno también inspira amor. (Mario Benedetti)

Uno de los posibles efectos del enamoramiento

votar

Acerca de xavier

No hay nada nuevo bajo el sol

Publicado el abril 21, 2012 en Reseñas y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. 12 comentarios.

  1. ¡Jope, vaya tema has escogido esta vez, es “demasiado profundo”, pero a la vez, muy interesante… y, no siempre es así… pero, unas veces aciertan y otras se estrellan… o nos estrellamos, más bien!
    Me parece, que voy a buscar ese libro y me lo voy a leer. Mañana, porque me pilla corto de tiempo, ya lo dejaré para el miércoles que tengo que coger otro, que dicen está muy bien y además viene el autor el próximo 1 de junio. ¡Ya te cuento por mail! Será mucho mejor… por si te interesase que te lo firmara.
    Lo que dice Mario Benedetti, es cierto, pero a la vez, no todo el mundo es igual y las mentiras vuelan que corren…
    Pero, me ha resultado muy interesante… te deja con algo ahí, que dices, ostras… aquí falta algo más…
    Un beso,
    Mía

    • bueno, ya lo he dicho… no esperes un libro de esos que quitan el hipo, una historia correcta y con interesantes apuntes de caracter científico (sobre todo para neófitos… no tanto para mi que llevo tiempo tras su persecución)

      a mi me gustó, sobre todo, porque tal como avanzaba la historia me iba sintiendo más y más identificado con la protagonista… ya sabes… vas interiorizando el personaje… haciéndolo tuyo… incluso compartiendo emociones

      yo es que cuando me meto en un libro, en una película, incluso en una canción lo hago siempre así… introduciéndome dentro de la piel de los autores, hasta tocar médula…pensamiento y emoción

      un beso Mía

  2. Precioso el concepto de sistema binario, no sabía yo que las estrellas podían (o más bien que solían ser, como dicen en Wikipedia en estrellas binarias http://es.wikipedia.org/wiki/Estrella_binaria ) orbitar juntas, con gravedades o atracciones iguales… parece que en el firmamento hay ejemplos de matrimonios bien avenidos por los siglos de los siglos! 🙂
    Aunque, para mi día a día me sirve mucho el ejemplo ese de “el amor es como tener una planta; hay que regarla (y mimarla) todos los días”.
    Un beso

    • curioso, en el firmamento podemos observar comportamientos miméticos a los que observamos en nuestro propio entorno, mucho más cercano…

      si es que, tal como dijo alguien “somos polvo de estrellas”

      y es así, provenimos del polvo de las estrellas y nos convertiremos en polvo de estrellas… no hay mucho más… en medio, mejor avenirse que desavenirse

      me quedo con tu consejo vegetal, gracias 🙂

      un beso

  3. benedetti siempre tan genial, que quieres que te diga xavier.. yo no tengo claro este tema sobre el amor.. curiosamente yo soy de las que pienso que no es química sino física impura, creo te lo he dicho alguna vez, y que desde luego, amor-enamoramiento tiene que ir unido para que sea pleno.. pero claro quien soy yo para opinar sobre ello.. al fin y al cabo soy de la squ eme cuesta enamorarme , quizás porque no me satisface un simple hormigueo para sentirme completa…

    me estoy haciendo mayor niño….

    un beso xavier. me encanta leerte y eso que últimamente mi tiempo no da p’mucho jomío

    • yo es que soy un idealista romántico, como Benedetti… pero bueno, eso de andar por las nubes tiene sus inconvenientes… o sea que yo sería de químicas… pero ya me explicarás que es eso de la física impura… porque suena muy bien 🙂

      si tu te haces mayor… yo no se por donde andaré… no me lo recuerdes… que tu sí que eres una niña en comparación 🙂

      supongo que si tu tiempo no da para mucho… es que lo estarás gastando con tus más allegados… un beso de ánimo muy muy fuerte

  4. El amor…tan complicado, pero tan hermoso como sentimiento 🙂

    El enamoramiento es parte de un todo, lo importante sería siempre trascender

    y como “cada oportunidad es única” aprovecho para saludarte,
    gracias por compartir estos fragmentos y sugerencias de lectura.

    Saludos!!
    G.

    • el amor es tan complicado y trascendente que es la mayor fuente de inspiración para todos los poetas … incluso para algunos autores de blogs 🙂

      Gracias a tí, G., por dejar algo de tu esencia por este espacio rojo y transitorio…toda rosa perfumada tiene en su esencia un Rojo Transitorio… un rojo que transita a grana, un tránsito entre belleza y madurez

      comparto tu oportunidad: un cordial saludo!!

  5. Para abrir boca, me ha encantado el extracto del libro que has escrito. Ya me ha entrado el gusanillo, y creo que me lo voy a comprar. Besos
    Ana

    • el primer capitulo es de aquellos que abren el hambre 🙂 es una novela romántica con tintes de divulgación científica y reflexiones interesantes… si la compras… espero que te guste!!

      besos, Ana

  6. Acabo de caer en la cuenta de que tu espacio es rojo y el mío azul. Parece que los colores influyen en nuestra personalidad. Chao
    Ana

    • ummm… azul y rojo… los colores son importantes, tienes razón

      yo soy de azules, porque es el color del mar y del cielo, dos de mis pasiones… pero al crear este espacio (un espacio para compartir con mi hijo) la sangre determinó su color: un rojo transitorio

      luego me di cuenta que el rojo transitorio también esta en las rosas: símbolo del más puro amor, un amor universal

      la verdad, tengo que estudiar con más detenimiento el tema de los colores porque mi intuición ya me dijo hace unos meses que podían ser importantes

      gracias por el apunte, Ana!!

A %d blogueros les gusta esto: