Las Puertas de Shambhala

Las puertas de Shambhala

Las puertas de Shambhala

En el Tibet creen en la existencia de un reino sagrado, Shambhala, oculto en algún rincón del remoto himalaya.

[…] Muchos consideran que aún es posible llegar a Shambhala, pero el camino es largo y está lleno de peligros. Quien tiene la suerte de llegar a sus puertas debe aprovechar la oportunidad de penetrar en el reino. Si no lo hace y lo posterga para más adelante, tal vez nunca más vuelva a encontrarlo. Las puertas de Shambala se abren una sola vez en la vida, y el que no las atraviesa queda fuera para siempre.

Este mito enseña algo muy importante ”la vida no espera”, por lo tanto, si hay un sueño, se debe tratar de hacerlo realidad. Si no se toma la iniciativa con el primer entusiasmo, tal vez nunca vamos a hacerlo.

Cuantas veces se deja pasar los días y los años sin que nada importante suceda. Los que no arriesgan son los primeros en sentir lo aburrida que es su vida. Se espera que las cosas cambien, que la felicidad llegue, pero no llegará como una dádiva. Hay que arriesgar, atreverse en dar el primer paso.

Se dice que cada oportunidad y cada momento es único y se presenta en el momento adecuado para que uno las pueda conseguir, está oportunidad quizás se repita o tal vez no, pero si se repite ya uno no será el mismo y no se tendrá las mismas capacidades para alcanzarlas, como en el momento que se presento esa oportunidad, cuando debería haberse aprovechado.

Ahora o nunca”, Si la puerta de Shambhala se ha abierto en tu vida, entra sin dudar.

Es mejor no dejarse inmovilizar por la duda, el miedo a agravar la situación, la resignación o la dependencia de opiniones de terceros. Es preferible errar cien veces que someterse a la rutina.
Fuente: Las puertas de Shambhala en Sarvavita.

Señales

La vida, nuestra vida, está repleta de señales que son brindadas, algunas por la intuición o el inconsciente, otras por hechos o circunstancias que nos llegan de forma aparentemente casual. Aunque yo lo tengo muy claro: nada es casual, o dicho de otra forma, todo es causal.

Pero ¿cuáles serían las señales que nos llevarán a las mismas puertas de Shambhala? Difícil pregunta… pero intuyo que la respuesta es mucho más sencilla de lo esperado: hay que probar con aquellas que nos marca el corazón (y cierta sublimación de los sentimientos que se denomina intuición) así como perseverar una y otra vez.

Si nos caemos siete veces hay que levantarse ocho, dice un proverbio japonés. Porque lo realmente importante es probar una y otra vez, persistir, hasta alcanzar la mismísimas puertas de nuestro sueño en el mundo de la vigilia. Y tengo la completa certeza de que si creemos de verdad en nuestro sueño, algún día lo alcanzaremos. Incluso después de innumerables caídas.

Señales según Paulo Coelho. Subtítulos (CC) en castellano

Nunca desistas de un sueño. Sólo trata de ver las señales que te lleven a él. (Paulo Coelho)

votar

Acerca de xavier

No hay nada nuevo bajo el sol

Publicado el marzo 6, 2012 en Artículos y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. 9 comentarios.


  1. Siempre ha pensado que la vida está llena de casualidades, y son estas mismas las que nos hacen actuar. Las casualidades y conexiones son esa especie de señales que vamos detectando en el camino y que nos alentan para obrar en nuestras aspiraciones, deseos o necesidades.

    Una de mis películas favoritas y que trata mejor el tema es “Los amantes del círculo polar”, creo que dejo constancia de ello en la linterna en más de una ocasión 🙂

    • Sí… yo ultimamente paso demasiadas horas pensando en cientos de señales (o casualidades) que han llegado a mi vida en los últimos meses: libros, documentales, disciplinas, autores…

      esta misma tarde he hecho un mapa mental para intentar ver las conexiones (y son muchísimas) que me permitan interpretar donde estoy y hacia donde debo avanzar para acercarme a las Puertas de Shambhala

      ya está impreso, lo tengo delante mío…. pero todavía estoy intentando descifrarlo 🙂

      por cierto… excelente película 🙂

  2. Por esta puerta de Shambhala he pasado en varias ocasiones, aunque sus nombre no coincidan, no me inmovilicé por las dudas y no sentí miedos, sin embargo, hacía delante seguí los caminos, algunas veces me equivoqué y supe salir de los apuros con la suficiente fuerza para seguir mi siguiente caminar en la vida.

    Quizás pude y tuve fuerzas para ello, y saber lo que quería, luego, hay personas que se han sorprendido por mis azares conseguidos, unos olvidados y otros a medio camino de encontrar la verdad.

    Siempre están ese cúmulo de cosas que se van acercando y son las que te hacen meditar las posibilidades de ir comprendiendo un poco más este camino que a ciencia cierta, fácil no es, por supuesto.

    Y, cómo no, gracias por mostrarme la esencia del que estaba errada, ahora lo entiendo mucho mejor. ¡Muy bella historia!

    Un beso,
    Mía

    • pues que suerte que la hayas atravesado en tantas ocasiones…

      yo todavía estoy buscando la entrada!!

      lo importante es llegar a comprender ese lenguaje de las señales que nos llegan… para distinguir cuales son las buenas y cuales son las malas… el video, en ese sentido, es realmente ilustrativo

      un beso, Mía

  3. No sé si llamarlo suerte u osadía, pero, no todo salió bien, hubo descansillos entre medias…
    Creo que algunas veces pasa eso, no todo sale como querías ni todo lo ves con los mismo ojos, más tarde o más temprano, las cosas las vas comprendiendo de otra manera distinta.

    Yo creo que si la buscas con ahínco, la podrás encontrar y en ocasiones las señales del lenguage son tan ricas, qué ellas mismas son capaces de mostrarnos el camino hacía nuestro destino escogido.

    Lo qué no sé con claridad cómo realmente hallas las buenas y las malas, creo interviene la suerte y la fuerza que empleas en ello, más quizás que otra cosa.

    Cuándo lo consigas, espero te vaya muy bien y de seguro podrás tener lo que habrás deseado con tanto cariño.

    Sí, luego me di cuenta que no te había dicho nada… está muy bien.

    Un beso, Xavier..

    • la osadía es una de las componentes fundamentales de la (buena) suerte… necesaria pero no suficiente

      la perseverancia, ese ahínco que comentas, es básica para crear las condiciones para la (buena) suerte, pero la perseverancia tiene que seguir las secuelas de una oportunidad viable

      y las señales no son buenas ni malas: lo son nuestras interpretaciones, tal como apunta Coelho

      y gracias por desearme (buena) suerte en mi camino, todos la necesitamos, en cierta forma, para nuestros caminos
      un beso, Mía

  1. Pingback: El Destinado Lugar de Encuentro « Rojo Transitorio

  2. Pingback: Quantic love: resolviendo la ecuación del amor « Rojo Transitorio

  3. Pingback: Fin de ciclo: hasta siempre « Rojo Transitorio

A %d blogueros les gusta esto: