Una misión oculta

Una misión oculta

La escultura oculta dentro de un bloque de mármol

Una vez le preguntaron al escultor Miguel Ángel cómo hacía para crear obras tan magníficas.

Es muy simple —respondió Miguel Ángel—. Cuando miro un bloque de mármol, veo la escultura dentro. Todo lo que tengo que hacer es retirar las esquirlas.

Dice el maestro:

Estamos destinados a crear una obra de arte. Es el punto central de nuestra vida y, por más que intentemos engañarnos, sabemos lo importante que es para nuestra felicidad. Generalmente, esta obra de arte está oculta por años de miedos, culpas, indecisiones.

Pero si decidimos sacar esas esquirlas, si no dudamos de nuestra capacidad, somos capaces de llevar adelante la misión que nos fue designada. Y ésta es la única manera de vivir con honra.
(Extracto de Maktub, Paulo Coelho)

Nuestra vida, una misión

Esta sería una pregunta que muchos nos hemos planteado alguna vez: ¿Cuál es la misión de nuestra vida? Descubrir la respuesta es cuestión de tiempo… y voluntad.

Todos tenemos una misión en esta vida, pero no una misión cualquiera. Una misión que había sido dictada en lo más profundo de nuestro corazón. Una que hemos deseado realizar por siempre. Un tesoro oculto dentro de nuestros propios sueños. Aprendamos a darle forma, a extraer las esquirlas de ese gran bloque de mármol, antes de que nuestra vida se convierta en un infierno.

Si no se tomara la vida como una misión, dejaría de ser vida para convertirse en infierno. (Leon Tolstoi)

Un prólogo para el tormento y el éxtaxis

votar

Acerca de xavier

No hay nada nuevo bajo el sol

Publicado el febrero 13, 2012 en Reseñas y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. 5 comentarios.


  1. El problema es que a veces intentamos crear una obra de arte con materiales recogidos en vertederos, y de ahí nunca jamás podrá salir una creación marmórea.

    • Todo lo que hay en nuestro corazón, incluso aquello que creemos como la más fea de las orugas, puede metamorfosear en la más bella de las mariposas… no tengo la menor duda 🙂

      yo tengo la certeza que todos tenemos en nuestro interior una verdadera obra maestra, una magnífica catedral, que ofrecer a la humanidad… yo estoy trabajando en ella 🙂


  2. Y yo, yo también trabajo en ella, lo hago desde que tengo uso de razón. Pero no estamos a salvo de una demolición originada en un viento huracanado o un maremoto.
    La vida es un deporte de riesgo.

  1. Pingback: El sentido de la vida « Rojo Transitorio

  2. Pingback: Fin de ciclo: hasta siempre « Rojo Transitorio

A %d blogueros les gusta esto: