Compañeros de viaje

Compañeros de viaje

– Primero que todo: me gusta la gente que vibra, que no hay que empujarla, que no hay que decirle que haga las cosas, sino que sabe lo que hay que hacer y que lo hace….

– Me gusta la gente con capacidad para medir las consecuencias de sus acciones, la gente que no deja las soluciones al azar.

– Me gusta la gente justa con su gente y consigo misma, pero que no pierda de vista que somos humanos y nos podemos y equivocar.

– Me gusta la gente que piensa que el trabajo en equipo entre amigos produce mas que los caóticos esfuerzos individuales.

– Me gusta la gente que sabe la importancia de la alegria.

– Me gusta la gente sincera y franca, capaz de oponerse con argumentos serenos y razonables a las decisiones de un jefe.

– Me gusta la gente de criterio, la que no traga entero, la que no se avergüenza de reconocer que no sabe algo o que se equivocó.

– Me gusta la gente que, al aceptar sus errores, se esfuerza genuinamente por no volver a cometerlos.

– Me gusta la gente capaz de criticarme constructivamente y de frente, a estos les llamo mis amigos.

– Me gusta la gente fiel y persistente, que no desfallece cuando de alcanzar objetivos e ideas se trata.

– Me gusta la gente que trabaja por resultados.

– Con gente como esa, me comprometo a lo que sea, ya que con haber tenido esa gente a mi lado me doy por bien retribuido.

La gente que me gusta de Mario Benedetti, fuente: Artículos para pensar

La gente que me gusta… como compañeros de viaje

El texto previo es un resumen de un poema más extenso de Mario Benedetti. Más abajo, en forma de video, se puede encontrar una inspirada lectura del mismo.

La vida es un camino, y en ese camino necesitamos compañía. Pero no una compañía cualquiera. Necesitamos los mejores compañeros: aquellos que nos ayuden, aquellos que nos inflen de alegría.

Compañeros que además sepan con certeza que si algún día les falta ese aire tan preciado, nosotros se lo regalaremos con creces.

Triste puedo estar solo: para estar alegre, necesito compañía. (Elbert Hubbard)

votar

Acerca de xavier

No hay nada nuevo bajo el sol

Publicado el enero 26, 2012 en Reseñas y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. 5 comentarios.

  1. Desearia tener todas esas cualidades que enumeras para ser Compañero de Viaje, si ya alguna tengo, quiero compartirla. Y del resto me esforzaré en conseguirlas.


  2. Rotundamente me gusta este post.
    Mi propósito es cumplir todos esos puntos día a día y alcanzar así la satisfación personal y felicidad para con uno mismo y por tanto hacia los demás.
    De la misma forma que Benedetti, me gusta la gente…

    En mi opinión el punto número 9 es quizás el que más se resiste a la aceptación humana, por eso valoro muchísimo a la gente que sabe reconocer sus errores y admitir críticas. Es signo de inteligencia por un lado y de cariño por otro.
    Ya lo decía el refranero popular: Quien bien te quiere te hará llorar.

    No es fácil encontrar un/a compañero/a de viaje, pero cuando lo encuentras la expedición es para siempre.

    • gracias 🙂 cierto… siempre es difícil admitir errores propios… el poema original dice aquí:

      “Me gusta la gente capaz de criticarme constructivamente y de frente, pero sin lastimarme ni herirme. La gente que tiene tacto.”

      l@s compañer@s de nuestro viaje deberían tener tacto con nosotros.. y nosotros con ellos, claro 🙂

      me gusta la idea de una expedición… eterna… todas deberían serlo.

  1. Pingback: Leyendo en los labios vecinos « Rojo Transitorio

A %d blogueros les gusta esto: