Los ejemplos del futuro

El futuro depende de nuestro ejemplo

¿Qué le enseñarías a tus hijos para forjar un futuro mejor?
Que lo más valioso no es lo que tienen en sus vidas, sino a quien tienen en sus vidas.
Que no es bueno compararse con los demás porque siempre habrá alguien mejor o peor que ellos.
Que que no pueden hacer que alguien los ame, lo que pueden hacer es dejarse amar.
Que “rico” no es el que más tiene, sino el que menos necesita.
Que deben controlar sus actitudes o sus actitudes los controlarán.
Que hay gente que los quiere mucho, pero que simplemente no saben cómo demostrarlo.
Que los grandes sueños no requieren de grandes alas sino de un tren de aterrizaje para lograrlos.
Que no siempre es suficiente ser perdonados por otros, algunas veces deben perdonarse a sí mismos.
Que la felicidad no es cuestión de suerte sino producto de decisiones.
Que dos personas pueden mirar una misma cosa y ver algo totalmente diferente.
Que al retener a la fuerza a las personas que aman, las alejan más rápidamente de ellos y, al dejarlas ir, las tienen para siempre a su lado.
Que amar y querer no son sinónimos sino antónimos: el querer lo exige todo, el amar lo entrega todo.
Que aprendan que toma años construir la confianza y sólo segundos destruirla.

El qué y el cómo

Esta recopilación de reflexiones, centradas en lo que deberíamos enseñar a nuestros hijos, es de gran valor y no tiene desperdicio alguno. Contiene un amplio abanico de valores y consejos fundamentales para incrementar su auto-estima y la estima hacia los que les circundan.

Pero ¿cómo deberíamos enseñar estos principios? La respuesta es crucial: con nuestro ejemplo. A lo largo de los años (y esta ha sido la lección más importante/costosa que me ha ofrecido/exigido mi experiencia como padre) me he dado cuenta de que el principio de toda educación no es otro que el de predicar con el ejemplo.

Confiemos en que los ejemplos plantados con esfuerzo en esta generación sirvan de semilla para ejemplos mucho más robustos y perennes, los cuales servirán de valioso alimento y, a su vez, de vigorosa semilla para las futuras generaciones.

Dar ejemplo no es la principal manera de influir sobre los demás; es la única manera. (Albert Einstein)

votar

Acerca de xavier

No hay nada nuevo bajo el sol

Publicado el diciembre 21, 2011 en Reseñas y etiquetado en , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

A %d blogueros les gusta esto: