Las apariencias engañan

No es la riqueza, ni los ancestros; sino una conducta honorable la que hace grandes a las personas. (Aforismo popular)

En este corto animado de origen francés French roast, que optó al correspondiente Oscar del 2009, tenemos una prueba evidente de que nunca deberíamos fiarnos de las apariencias. Detrás de la amable apariencia de una monja o de la andrajosa apariencia de un mendigo podemos encontrar una desconcertante sorpresa.

French Roast

French Roast

Acerca de xavier

No hay nada nuevo bajo el sol

Publicado el septiembre 8, 2011 en Reseñas y etiquetado en , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

  1. Très bien, très bien…J’ai absolument adoré. Tu as raison: les apparences sont tropeuses.

A %d blogueros les gusta esto: