Ice Haven: la ironía de la carcel invisible

Ice Haven

Ice Haven

Ice Haven es el nombre de la pequeña ciudad donde transcurren las diferentes historias que conforman este exquisito y maravilloso comic-strip (original por su formato de dos tiras horizontales por página) de Daniel Clowes.

Los personajes

Por la pequeña ciudad de Ice Haven pasean una gran variedad de personajes: un autor (y eventual narrador del propio relato) que suda hipocresía, un experto en Cómic que se pasa de mordaz, una abuela que es un tesoro, una dubitativa joven (Vida, la nieta de la abuela) con un esperanzador talento, un chico tan espabilado como infeliz, otro (amigo del anterior) demasiado retorcido, un detective que busca sin encontrar, una adolescente que desea escapar y, para acabar, un infeliz niño que se convertirá en víctima sin quererlo.

Una desaparición

La desaparición misteriosa de este último personaje se presenta como el principal hilo conductor que enhebra el conjunto de historietas. Éstas se van entrecruzando de forma sutil para acabar tejiendo un trasfondo en el cual destaca la inseguridad causada por los interrogantes que la inquietante ausencia ha abierto. Aunque se diría que esta inseguridad es prácticamente irrelevante en comparación con las profundas incertidumbres vitales que residen en el interior de los protagonistas.

La irónica e imperceptible prisión: Ice Haven

El sentimiento que más se percibe a lo largo de las historietas es un cierto aprisionamiento, provocado por una invisible cadena que impide la fuga y fuerza al aislamiento vital. Tan sólo hay que advertir el comienzo y el final de la obra para percatarse de ello. Un misterioso acontecimiento ha golpeado a los habitantes de Ice Haven, pero una vez transcurrido, la pertinaz realidad vuelve a dejar las cosas en su lugar de origen.

Ice Haven parece albergar un aire viciado del cual tan sólo Vida (por cierto, nombre del personaje en el Inglés original) logrará escapar tras abandonar la ciudad, por decisión propia, en búsqueda de expectativas para su vital talento. Se intuye una leve, pero clara, nota autobiográfica en este hecho.

Resulta irónico que puedas sentir soledad o incomprensión en una pequeña ciudad donde te cruzas con tus vecinos y amigos casi sin quererlo. Pero la ironía suele jugar este tipo de faenas. Y aun más, si tu mismo te impones intangibles y variados candados que te impiden luchar por tus objetivos vitales. Aun así, recuerda: tu eres quien posee la llave de tu libertad.

Vida, personaje de Ice Haven

La vital Vida

Si te ha interesado esta entrada, también te puede interesar:

Acerca de xavier

No hay nada nuevo bajo el sol

Publicado el agosto 21, 2011 en Reseñas y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. Comentarios desactivados en Ice Haven: la ironía de la carcel invisible.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: