Coraline, no Caroline

La novela original

Neil Gaiman

Neil Gaiman

Nos encontramos ante una creación de Neil Gaiman que ha hecho el recorrido completo de posibles manifestaciones: novela, novela gráfica y por último película. Realmente todavía no he tenido la oportunidad de leer la novela original pero no dudéis que (proviniendo de quien proviene) la leeré tarde o temprano. Cualquier obra de Sir Neil Gaiman merece una especial atención.

Por cierto, es divertido que todavía se hagan distinciones entre novela juvenil y novela para adultos. He tenido la oportunidad, junto a mi hijo, de leer alguna de las novelas de Gaiman catalogadas como juveniles (El libro del cementerio, en particular) y una de dos, o mi espiritu es demasiado joven, o la mercadotecnia de las editoriales no resulta muy eficaz: ¿como puede ser que pierdan un potencial mercado de adultos ávidos de imaginación por el mero hecho de que el protagonista sea un/una joven? De risa…

La novela gráfica adaptada por P. Craig Russell

Coraline

Coraline

Sí que he tenido la oportunidad de leer (corrijo: devorar) la novela gráfica de Coraline en apenas un par de días (corrijo: noches).

Como con todas las creaciones de Gaiman, siempre aprovecho el último suspiro de la vigilia para ver si algo de lo absorbido en el relato acaba transpirando en los dominios del sueño. Desde que realmente ocurrió así con uno de los capítulos de la primera obra de Gaiman que leí (The Sandman) no he dejado de probarlo. Y a veces sucede… algún elemento de la narración se introduce en mi sueño.

En este caso, por ser una novela gráfica, el efecto se potencia debido a la sugestión creada por las inquietantes imagenes que P.Craig Russell plasma en el papel para apoyar el excelente guión de Gaiman.

Coraline, un extracto

Coraline, un extracto

La película por Henry Selick

Coraline, la película

Coraline, la película

Y tan solo restaba el largometraje sobre Coraline. Y aquí Henry Selick (director asimismo de la previa y excelente Pesadilla antes de Navidad) aprovecha todo lo anterior para dar otra vuelta de tuerca y crear una aún más maravillosa versión para el celuloide. Lo consigue añadiendo a la obra (al menos, respecto a la novela gráfica) algunos elementos que acabarán por fortalecerla y redondearla.

Desde luego, el universo creado por Gaiman viene que ni pintado para el talento de Selick y para los multiples medios y las inacabables posibilidades que ofrece una película de animación con este trasfondo. El resultado: una obra ineludible para los amantes del género.

Si te ha interesado esta entrada, también te puede interesar:

Acerca de xavier

No hay nada nuevo bajo el sol

Publicado el agosto 14, 2011 en Reseñas y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. Comentarios desactivados en Coraline, no Caroline.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: