Casualidad vs Causalidad

Cielo desde la montaña de La Mola

Esta foto que veis fue tomada en una ascensión que realicé a La Mola, montaña cercana a la ciudad de Terrassa. Como podéis observar, la foto ha servido de inspiración para la cabecera de este blog. Al tomarla, en un primer momento, pensé que estaba en el sitio exacto, en el momento exacto: ¡vaya casualidad! Posteriormente, la fotografía quedó almacenada entre otros innumerables recuerdos.

Cuando rebuscaba una imagen para colocar en este blog y la vi, me dije: ¡es esta la que buscaba! ¡que suerte que estuve allí para tomarla! Pero reflexionando en un momento posterior acerca de porqué estaba yo realmente alli en aquel momento para disparar y captarla, lo pude percibir de otra forma. Yo no habría estado allí si no se hubiera producido la siguiente concatenación de acontecimientos:

  • si mi padre no hubiera estado afectado de una grave enfermedad terminal.
  • si sus hijos y su mujer, dada su situación, no hubiéramos pedido un traslado del hospital de Ciudad Real (donde se encontraba, por haber trasladado allí su residencia en los últimos años) a algún hospital de Barcelona, para que pudiera morir en su tierra natal, junto a la mayor parte de su familia.
  • si no le hubiera correspondido, por ser el que le correspondía a mi hermana, un hospital de Terrassa con vistas a la montaña de La Mola.
  • si yo, en las numerosas estancias que pasé con mi padre en su habitación, no me hubiera fijado reiteradamente a través de la ventana en aquella montaña.
  • si yo no le hubiera comentado a mi padre (también amante en su juventud de la escalada) de escalarla, dado que yo nunca lo había hecho.
  • si no hubiera decidido, un cierto día, antes de visitar de nuevo a mi padre, subirla junto a mi hijo.
  • si mi hijo, en el descenso, no se hubiera parado un instante para beber algo de agua.
  • si yo no hubiera mirado hacia el cielo en ese instante

Después de contemplarlo de este modo, se han delineado una cadena de causas y efectos que parece obedecer a una cierta causalidad subyacente. Está claro que yo, ni habría podido elegir esta fotografía, ni tampoco, de hecho, me hubiera embarcado en este proyecto del cual estáis leyendo un extracto, si mi padre no hubiera estado afectado de una grave enfermedad terminal: Todo sirve para algo.

Todas las cosas aparecen y desaparecen por la concurrencia de causas y condiciones. Nada existe completamente solo; todo está en relación con todo lo demás. (Buda Gautama)

Acerca de xavier

No hay nada nuevo bajo el sol

Publicado el julio 23, 2011 en Artículos, Relato y etiquetado en , . Guarda el enlace permanente. 11 comentarios.

  1. Me gusta la foto, me gusta lo que has escrito, y además, estoy totalmente de acuerdo.

    • desde hace un tiempo que pienso que nada nos pasa por casualidad, que todo sigue una extraña ley de causalidad…

      por eso, cuando me apuntaste la historia de la buena o mala suerte, con su cadena de casualidades, recordé que no podemos decir si un hecho fue venturoso o desgraciado hasta que pasa cierto tiempo, hasta que tenemos suficiente perspectiva

  2. Efectivamente todo sirve para algo, y todo ocurre por algo. Quizás debían ocurrir todas las demás cosas para que pudieras ver ese cielo, que por otro lado yo, que soy creyente, creo que fue para que notaras, a pesar de la tragedia que se estaba viviendo en tu familia, que la inmensidad existe y que el que la creó siempre estaría contigo. Yo, al menos así lo veo. Desde luego, la foto es espectácular. Intuyo, (ojalá me equivoque) que tu padre ya se marchó. Espero equivocarme, sino, lo siento mucho. Besos
    Ana

    • sí.. todo sirve para algo… es un duro aprendizaje, pero algún día tenemos que pasarlo…

      esta foto está en la cabecera gracias a mi padre (que en paz descanse) y RT arranca como tal gracias a ello

      o sea, que sea donde sea que se encuentre, creo que estará feliz por este sentido homenaje que le ofrecí

      Besos, Ana

  1. Pingback: Casualidad vs Causalidad (II) « Rojo Transitorio

  2. Pingback: Neil Hannon y su Divina Comedia « Rojo Transitorio

  3. Pingback: Fin de ciclo: hasta siempre « Rojo Transitorio

A %d blogueros les gusta esto: