Crisis = peligro + oportunidad

crisis-en-chino

Crisis, la tan traída i llevada palabra con la que se nos atosiga a diario, es una palabra que esconde en su interior dos conceptos contrapuestos.

El lenguaje Chino es ideográfico, por tanto, cada símbolo representa una idea. Para representar una idea como la crisis la sabia tradición china echó mano de dos conceptos para los cuales ya tenía representación: el peligro y la oportunidad. ¿Por qué harían esto? Creo que simplemente fueron capaces de captar la esencia del concepto en su totalidad, no parcialmente.

Recordad el aforismo del vaso de agua: o está medio lleno o está medio vacío, según el punto de vista de quien lo interprete. Alguien con tendencia al pesimismo podría aseverar: estaba lleno y ahora sólo queda la mitad: ¡peligro, nos vamos a quedar sin agua! De igual forma, un optimista podría sostener: estaba lleno y ahora solo queda la mitad: ¡aprovechemos la oportunidad para rellenarlo de nuevo y disponer del doble! Como veis, es una cuestión de apreciación.

En la cultura occidental, el origen etimológico de la palabra crisis es griego y viene a representar una idea no demasiada alejada de la china por el hecho de contener cierta dualidad: por un lado, el hecho de la separación o la rotura, por otro lado, el análisis del resultado de la separación o la rotura. La crisis contiene una inflexión y a la vez una reflexión sobre lo sucedido. Arriesguemos a aventurar que la reflexión fuera para extraer alguna conclusión positiva, por ejemplo, reconstruir las partes de provecho para hacer algo nuevo y diferente.

En cualquier caso, con el paso del tiempo, en occidente sólo ha sobrevivido la parte negativa de la idea. Cuando oímos la palabra crisis, nuestro cerebro comienza a irradiar asociaciones: depresión, paro, recesión, dificultad, ruina, inseguridad, pobreza… ¿Alguna positiva? Me temo que no. No somos capaces de ver la otra parte: la oportunidad, la inflexión hacia algo posiblemente mejor o la reflexión que nos permitirá sacar algún provecho.

En nuestro cerebro las asociaciones de una idea (y por tanto, la idea misma, pues la idea son sus asociaciones) siguen los caminos que más a menudo se transitan. Al igual que un sendero de montaña se mantiene marcado en el terreno porque se transita a menudo a través de él, deberíamos transitar de forma reiterada a través de las asociaciones positivas de la idea. Y, como hemos visto, las hay: conveniencia, ocasión, coyuntura, congruencia, rebaja, riqueza, éxito…

Crisis como mapa mental

Empecemos nosotros mismos a interpretar las palabras con un sentido más amplio. No dejemos apartada la parte negativa pues puede ser importante para mantenernos alerta, pero no olvidemos sistemáticamente la parte positiva ya que estaremos perdiendo una oportunidad, y no están los tiempos como para ir perdiendo oportunidades ¿o si?

Acerca de xavier

No hay nada nuevo bajo el sol

Publicado el julio 16, 2011 en Artículos y etiquetado en , . Guarda el enlace permanente. 3 comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: